La verdad sobre la presunta finalización de los negocios de Rosneft con Pdvsa | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

El Dato

La verdad sobre la presunta finalización de los negocios de Rosneft con Pdvsa

Caracas.- La letras pequeñas del comunicado emitido por la petrolera rusa Rosneft, dan cuenta de una estrategia para evadir las sanciones de la Administración de Donald Trump y la justicia de Estados Unidos contra Caracas. La clave es una empresa subsidiaria. De hecho, la propia Embajada de Rusia en Venezuela desmintió la ruptura.

Rosneft anunció este sábado mediante un comunicado disponible en su sitio web, la «finalización de sus operaciones en Venezuela y la disposición de sus activos. Rosneft concluyó un acuerdo con la compañía 100% propiedad del Gobierno de la Federación Rusa, para vender todos sus intereses y cesar su participación en sus negocios venezolanos, incluidas las empresas conjuntas de Petromonagas, Petroperija, Boqueron, Petromiranda y Petrovictoria, así empresas de servicios de campo, operaciones comerciales y comerciales».

La acción, a ojos vista, hace presumir de una consecuencia producida por las recientes acciones de la Administración de Donald Trump y la justicia de Estados Unidos contra Caracas. El jefe de facto del Poder Ejecutivo venezolano y una docena de colaboradores suyos, han sido catalogados como fichas del narcotráfico y se han ofrecido millonarias recompensas por la captura tanto de Maduro como del número dos del régimen, Diosdado Cabello.

Rosneft en su comunicado, añade que «todos los activos y operaciones comerciales de Rosneft en Venezuela y / o relacionados con Venezuela serán eliminados, terminados o liquidados», lo que hace presumir un duro golpe de un poderoso aliado de Caracas: Vladimir Putin.

Pero las letras pequeñas del comunicado suman un dato clave: se trata de una estrategia rusa para evadir las sanciones estadounidenses a Venezuela.

«La transacción concluida y la venta de activos dará como resultado que Rosneft reciba como pago de liquidación una participación del 9.6% del capital social de Rosneft, que será mantenida por una subsidiaria al 100% de Rosneft y contabilizada como acciones propias.

Dicho de otro modo: la subsidiaria -manejada por el Gobierno ruso- a la que se hacen mención en el texto del comunicado, seguirá operando para favorecer al régimen chavista, y los accionistas de Rosneft quedarían protegidos de sanciones.

«Ahora Estados Unidos tendría que ir directamente contra un buque propiedad directa del Gobierno ruso», dijo una fuente vinculada al oficialismo venezolano.

Pero hay más: la propia Embajada de Rusia, a través de su cuenta en Twitter, desmintió la «ruptura»:

«¡No se preocupen! Se trata del traspaso de los activos de Rosneft en Venezuela al Gobierno de Rusia directamente. Seguimos juntos en adelante», se lee en la cuenta Twitter de la Embajada.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Artículos relacionados