article-thumb
   

La verdadera historia del venezolano linchado en Colombia por ser un supuesto “roba niños”

El Cooperante | 5 noviembre, 2018

Caracas.- Hace casi dos semanas una turba se embistió contra un grupo de venezolanos que había llegado al barrio Divino Niño, de la localidad de Ciudad Bolívar de Bogotá. Maikel Eduardo Mares Mabello, de 30 años, perdió la vida cuando recibió una puñalada en el pecho y otra en la frente.

Lea también: “¿Los organismos internacionales? Vienen, se toman la foto y se van”, dicen migrantes venezolanos

Ciudadanos colombianos lo habían señalado de ser un supuesto “roba niños” y comenzó circular su fotografía en diferentes partes de la localidad y en la redes sociales. Alrededor de 100 habitantes, entre hombres y mujeres, atacaron a los venezolanos. Otros tres connacionales resultaron heridos, entre ellos un menor, se encuentran en cuidados intensivos.

El muchacho que mataron era cojito de la pierna izquierda, y por eso no pudo correr cuando la gente se le vino encima. Le daban patadas, le echaban piedra y le dieron puñal (…). Hasta me quedó debiendo comida de sus desayunos. Hacía poquito habían venido de Venezuela y aunque debían el arriendo, él no se metía con nadie; fue una injusticia”, dijo una habitante de Divino Niño al El Tiempo.

El medio colombiano tuvo acceso al informe judicial sobre lo ocurrido y estableció que detrás del crimen hay una cadena de falsos señalamientos. De acuerdo con el expediente, Mares Mabello era un trabajador humilde de 30 años que vivió desde los cinco años en Venezuela, cuando sus padres migraron desde la localidad colombiana de Santa Rosa, donde nació, pero la crisis de Venezuela lo obligó a volver y en enero cruzó a pie la frontera, sacó su contraseña de ciudadano colombiano y se trasladó hasta la ciudad de Cartagena a probar suerte.


Pero las cosas para el ciudadano no se dieron como esperaba y decidió viajar a Bogotá, en donde instaló una venta callejera de hamburguesas. En el pasado mes de julio, Mares Mabello le contó a su papá Omar, un barranquillero técnico en informática, que había alquilado una casa en el barrio El Tesoro. Él cuenta que Maikel quedó discapacitado a los 10 años, cuando un carro lo arrolló y le lesionó la pierna.

Comentarios

comentarios