article-thumb
   

Las chuletas de la ira: Nicolás Maduro está salao

Elizabeth Fuentes | 18 septiembre, 2018

Caracas.-  No le dejaron  comer en paz las chuletas de cordero  al Presidente de la República. Hasta vimos  cómo se esforzaba la Primera Dama en apartarlo  de la sagrada nube de habano fino que lo envolvía, solo  para hacerle entender que  el logotipo de la franela  -que le habían puesto  cual babero-,  mostraba nada menos que la figura del chef Nusret aliñando a su manera un trozo de buena carne. “Es la sal, es la sal”, repetía  la señora Cilia Flores mientras le mostraba  el dibujito al presidente, no fuese  a ser que el presidente no se hubiese percatado del detallazo.

Le puede interesar: “El escuálido que quiera lo puede ir a visitar”: Lo que dijo Maduro sobre visita a ‘Salt Bae’

Detallazo que Maduro  trató luego de emular sin éxito – como es su costumbre-, porque no logró poner los dedos de la misma manera que los pone el chef mientras dispensa la sal, ni pudo quebrar el codo y la muñeca  como era debido, gesto que entonces hizo soltar la carcajada a una señora rubia que estaba a sus espaldas y quien, desde la foto, parecía ser la traductora oficial de la comitiva.

Hasta aquí cualquier Community Manager habría buscado disminuir el escándalo del video, manejar eso que tan elegantemente llaman “control de daños”, y que seguramente obligó al presidente Maduro a tratar de hacer ver que no le daba mayor importancia al asunto porque   lo despachó  con una frase al garete, “Me invitaron...”, como si la gran comilona  que se escenificó a escala planetaria (toda la prensa mundial la ha reseñado), fuese la responsabilidad de otro, que es como suelen enfrentar cualquier asunto en Miraflores.

De  modo que en cualquier momento podría aparecer  el ministro de Comunicación para aclarar que la caja de habanos  finísima fue un regalo de Fidel Castro – ¿Cómo decirle que no?-, y el reloj de oro Patek Phillip no es de Maduro sino que se lo prestó el chef al presidente  porque  le pesaba mucho y le impedía  cortar aquellos kilos de carne en chuleticas perfectas.


También puede leer: Maduro promete duplicar la producción de petróleo, pero 1 millón de barriles serán para China

¿Pero cómo van a explicar  aquellos soldados armados y con chalecos antibalas que vimos diseminados por todo el restaurante? Según las malas lenguas, alguien  hizo trancar todo el local para que el presidente comiera en paz, temiendo que  quizás alguna víctima de la diáspora venezolana le hiciera lo mismo que a Rafael Ramírez años atrás, cuando  lo descubrieron  en el Peter Lugers, de Brooklyn. ¿Recuerdan? El entonces poderoso Embajador  a punto de empujarse un TBone Steak de dos kilos, cuando un joven venezolano  lo descubrió armado de  su smartphone mientras la esposa de Ramírez  trataba de arruinar sin éxito la escena a carterazo limpio.

Todo lo cual permite sospechar de  esa “invitación” a comer, atravesando  seis países  desde  la China hasta Turquía. Sobre todo si consideramos que Maduro había estado hace poco en Estambul, cuando tuvo tanto tiempo libre que hasta fue a visitar un set de televisión de una de sus novelas favoritas. Viaje  donde “las autoridades de Turquía” – que presuntamente lo invitaron ahora- han podido aprovechar    para invitarlo  a conocer las bondades de Nusret.

Pero no: lo invitaron cuando estaba en China. ¿O alguien reservó desde Estambul y le pidió a las autoridades  cerrar el local dada la posibilidad de que se armara un zaperoco? ¿A qué fue realmente Nicolás Maduro a Turquía? ¿ Qué intereses “sobrevenidos” llevaron al Presidente a aterrizar en Estambul, como quien no quiere la cosa?

Tan cautos para todo, pero no  contaron con que los Community Manager del chef iban a grabar al visitante y su comitiva, todos  babeados ante el tumbao erótico de Nusret y su muñeca quebrada. De modo que  ahora el escándalo del socialista que dirige un país muerto de hambre comiendo en uno de los restaurantes mas caros  del mundo, ha sido “monetizado” por  el dueño del restaurante, el millonario, capitalista, burgués y barriga verde de Nusret, quien se ahorró un dineral en publicidad  y quizás espere ahora que  más de un “socialista-chavista-corrupto” , gaste sus dólares allí y se retrate haciendo el ridículo, imitando a la diva de la carne mientras  le pone sal a miles de dólares.

Comentarios

comentarios