article-thumb
   

¡Las de Caín! Clase media describe el pánico que vive para adquirir productos regulados

Eileen Garcia

El Cooperante.- “Nos sacaron de nuestros supermercados. Ya no podemos comprar en los comercios que nos eran habituales, a los que hemos acudido por años”, expresó Carmen Landaeta, vecina de El Cafetal, refiriéndose a los bachaqueros.

Lea también – La revolución le quitó los lujos a la clase media: Ahora se compra “lo que haya”

De acuerdo a un trabajo publicado en el portal web de El Nacional, muchos venezolanos han vivido las de Caín cada vez que se dirigen a un supermercado para adquirir productos regulados.

En el caso de Landaeta, no volvió a ir al supermercado, en el centro comercial Caurimare, porque la golpearon por avisarle al vigilante que un grupo de bachaqueras se estaba coleando. “Allí me cayeron a golpes por ‘sapa’, dijeron, y se llevaron mis compras”. Señaló que realizó la denuncia ante la seguridad del centro comercial, pero le respondieron que lamentablemente eso pasaba todos los días y que no podían impedirles el acceso.

En otra oportunidad, pero esta vez en el centro comercial Vizcaya, Marta Singer vivió una situación de pánico y zozobra al quedar encerrada en un supermercado. Refirió que una mujer amenazó a la cajera con una navaja porque no le permitió pasar la compra de productos regulados.

Aunque los vigilantes actuaron y lograron sacar a la bachaquera, junto con otras personas intentó entrar por la parte de atrás. “Hicieron disparos al aire y nosotros, aterrados, estábamos dentro del supermercado“, agregó.

Por su parte, Mary Salazar describió que el “modus operandi” de algunos bachaqueros en el centro comercial Macaracuay Plaza la alejó de allí porque consideró que su vida estaba en riesgo. Contó que un día se fue muy temprano a hacer la cola de productos regulados y entró en la lista de los primero 50 clientes.

Al rato llegó un grupo de bachaqueros y uno de ellos se subió la camisa para mostrarle a los vigilantes la pistola que llevaba en la cintura. “Entraron primero que los que teníamos horas en la cola y nadie se atrevió a decir algo porque a nosotros también nos enseñó la pistola”.

Para leer trabajo completo, haz Click Aquí.

Comentarios

comentarios