article-thumb
   

Las granadas: Un mal aniquilador y recurrente en Venezuela

Lysaura Fuentes | 4 noviembre, 2018

Caracas.- El miércoles 24 de octubre, una niña de ocho años resultó herida luego de que delincuentes accionaran una granada en la escalera 4 de la calle Apure del barrio San Andrés en El Valle, municipio Libertador de Caracas.

Lea también: Herida niña de ocho años tras la explosión de una granada en El Valle

La niña fue trasladada hasta el hospital Clínico Universitario de Caracas, donde le diagnosticaron traumatismo, herida abierta y tenía esquirlas en el antebrazo izquierdo.

El pasado 31 de agosto se conoció una noticia similar. Seis personas murieron por la activación de una granada dentro de una vivienda en la calle Apure, sector Las Filas en El Valle, el cual causó asombro en los venezolanos. Funcionarios informaron en esta ocasión que estas personas pretendían lanzar el artefacto contra ellos durante un presunto enfrentamiento, por lo que se les activó y fallecieron en medio de la explosión, mientras que familiares afirmaron que la granada fue usada por los uniformados.

Como estos casos se han reportado en gran cantidad en los últimos meses, donde los delincuentes usan este artefacto de guerra en medio de un enfrentamiento con funcionarios de diversos cuerpos de seguridad, también las utilizan para amedrentar y en otros hechos delictivos.


Este caso en Venezuela salió a colación en una oportunidad en un informe de la Oficina de Naciones Unidas para el Desarme en América Latina y el Caribe (Unlirec), donde detallaban que, durante 2013, 2014 y 2015 Venezuela fue el primer país con más muertes por las explosiones de granadas, una situación que podría ser mayor entre 2017 y 2018.

La granada

Unlirec detalla que la granada fragmentaria en un artefacto antipersona que está diseñada para dispersar metralla (fragmento de un artefacto explosivo) al detonar.

Las granadas tienen un radio de heridas de entre 10 a 15 metros, produciendo lesiones mortales de entre 2 a 15 metros. Algunas granadas modernas pueden llegar a proyectar la metralla hasta a 230 metros de distancia.

La granada cuenta con una espoleta que activa su carga explosiva, tiene un temporizador, que es activado en el momento en que se retira el anillo y se suelta el mango al ser lanzada. Existen varios tipos como las antitanque, aturdidoras, pirotécnicas y fragmentarias, esta última usada con frecuencia por bandas criminales en Venezuela.

¿Cómo llega a manos de la delincuencia?

De acuerdo a un informe del organismo Transparencia Venezuela titulado “Granadas al Vuelo”, las zonas donde se reportaron el uso de estos artefactos explosivos fueron: Distrito Capital, Miranda, Zulia, Aragua, Carabobo y Bolívar. En 2015 informaron que fueron reportados 60 casos en los primeros diez meses de ese año. Actualmente no existe una cifra exacta de cuantos casos en este aspecto se han registrado en el país, pero los expertos en la materia vislumbran que podría ser mayor que años anteriores.

El abogado penalista y criminólogo Luis Izquiel explicó que la vía principal por la que delincuentes consiguen estas granadas, es por medio de la fuerza militar. “Esto está ocurriendo con mucha frecuencia, hay demasiada de estas armas en manos de delincuentes, eso a mi entender, a sabiendas que la fuerza militar tiene la capacidad para poseer granadas en Venezuela, uno diría que ese es el principal camino, por el que los delincuentes consiguen las granadas”, dijo.

Agregó que esta situación se genera “ya sea por la negligencia en el cuido de estas armas, sea por corrupción o descuido del parque de armas, lo cierto es que tanto fusiles como granadas están saliendo con mucha frecuencia hacia las calles de Venezuela, eso es lo que motiva todo este tipo de atentado, todo este tipo de hechos”.

También afirmó que la otra vía por la que criminales obtienen las granadas es por las fronteras de Venezuela. “Probablemente un porcentaje ingrese por esa vía, la frontera con Brasil, con Colombia, son fronteras donde hay mucho movimiento delictivo, a través del contrabando ingresen estas granadas a Venezuela. Tanto que estén saliendo de los cuarteles por corrupción o por negligencia en el cuidado de estas armas de guerra o como que estén entrando por la frontera, las dos responsabilidades de la Fuerza Armada Nacional, porque la custodia de la frontera está en sus manos, al igual que estas armas”, indicó.

Usadas para extorsionar

En el Zulia se ha visto en aumento que criminales utilizan estos artefactos de guerra para extorsionar a sus víctimas como ocurrió en septiembre cuando lanzaron una granada fragmentaria en una panadería de Cabimas, dejando cuatro heridos.

Según información publicada en medios regionales la granada la habían lanzado bandas de extorsionadores contra este local, a quienes le exigían dinero en moneda extranjera.

Foto: El Pitazo

También un hecho similar ocurrió en una licorería de la entidad, en el que motorizados llegaron al lugar, e intentaron abrir la puerta, pero como no lo consiguieron lanzaron la granada en la parte de externa del establecimiento.

De igual manera, en el mes de febrero se conoció la noticia sobre la explosión de una granada en una vivienda del sector La Playa en Lagunillas en el Zulia. El propietario del inmueble era un comerciante, quien presuntamente estaba siendo extorsionado.

Para el criminólogo y actual director de seguridad de El Hatillo, Javier Gorriño, debe “existir un mayor control tanto del arsenal, como la entrada y salida de estas granadas, porque son bastante fáciles de ocultar y tienen un buen precio en la calle”.

Por su parte, Izquiel considera que “debe existir un control en los cuarteles militares y un mejor resguardo de nuestra frontera para que no entren estas armas de guerra a través del contrabando”.

 

Comentarios

comentarios