Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Nacionales

Las manos de Irán también están en las elecciones parlamentarias del 6D

Del país islámico llegaron 25 toneladas de material electoral, acompañado de nueve funcionarios diplomáticos. La ironía es que las elecciones en Irán han sido calificadas de fraudulentas hasta por el presidente Hassan Rouhani. ¿Cómo y con qué se pagó ese material?

Foto: @CancilleriaVE

Caracas.- De acuerdo a la información del periodista Javier Ignacio Mayorca – un experto en el tema militar y de seguridad- «Este lunes a las 15:45h aterrizó en Maiquetía un vuelo de Conviasa con 25,5 toneladas de «material electoral», traído directamente de Irán. En el vuelo, identificado como VCV-730, llegaron 9 diplomáticos iraníes y 4 del Instituto de Aeronáutica Civil venezolano…Según fuentes del terminal aéreo, junto al material para el CNE también trajeron 6,5 toneladas de insumos médicos no especificados. La aeronave, un Airbus 340-200, fue descargada en la rampa 31. En la noche, despegó de nuevo rumbo a Teherán, con solamente cuatro pasajeros.», señaló Mayorca.

De lo cual se obtienen varias conclusiones: de los nueve diplomáticos iraníes que vinieron en el vuelo, ¿Todos se quedaron en Venezuela y para hacer qué? Y en segundo lugar, cómo pagó Venezuela esas 25 toneladas de material electoral? Material que, sospechan algunos, va a seguir viniendo de aquí a diciembre.

Cabe recordar que el 17 de septiembre, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Indira Alfonzo, recibió al Excelentísimo Embajador de la República Islámica de Irán, Hojjatollah Soltani, en Venezuela, «con quien compartió detalles sobre el tema de la veeduría internacional de cara a las Parlamentarias 2020 del 6 de diciembre. El Poder comicial continúa promoviendo espacios de intercambio interinstitucional con representantes diplomáticos acreditados en el país para reafirmar la integridad y transparencia del sistema automatizado venezolano que es el más auditado de la región y del mundo», señalaba la nota de prensa publicada hasta en el Twitter del organismo. Obviamente, no hicieron allí referencia pública alguna a este acuerdo de ¿compra? de material electoral al país islámico. Y resulta chistoso, por decir lo menos, que se recurra a ese país a la hora de hablar de elecciones libres y democráticas.

Basta revisar la historia para encontrar las muchas manifestaciones sobre fraude electoral en Iran, al extremo de que su propio Presidente, Hassan Rouhani admitió que las elecciones en ese país «son fraudulentas». Declaraciones producto de su enfrentamiento con el poderoso Consejo Guardián que, tal como hace el actual CNE, descalificó a los candidatos al parlamento que no les convenían a sus intereses políticos.

Este Consejo Guardián, que no es elegido por nadie, descalificó a más de la mitad de los 14.000 candidatos que luchaban por los escaños en las elecciones parlamentarias del 21 de febrero pasado, una farsa que incluso el presidente iraní Hassan Rouhani crítico ante el evidente fraude electoral en las elecciones iraníes.

El Consejo Guardián también descalificó a 60 titulares de los 247 miembros que conforman el parlamento y que buscaban su reelección.

Este Consejo es designado por el líder supremo Ali Khamenei y aprueba o veta a todos los candidatos elegibles. Esto garantiza la exclusión de la mayor parte de los críticos del régimen. Igualito que en el CNE y el TSJ, donde los motivos religiosos son sustituidos por sus preferencias políticas.

Rouhani criticó las medidas del Consejo Guardián en un discurso televisado a su gabinete el 15 de enero, diciendo que Irán “no puede ser gobernado solamente por un ala política”,. Y agregó que “debe permitirse a todos los partidos y grupos participar en las elecciones”, asunto que se replica en Venezuela.

«El enfrentamiento de Rouhani con el Consejo Guardián es el más reciente en una serie de desafíos nacionales que enfrenta la República Islámica de Irán. En noviembre pasado el régimen respondió a las manifestaciones en toda la nación bloqueando el acceso a Internet y matando a cientos de manifestantes».

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

“El régimen iraní constantemente miente al pueblo de Irán y lo trata con desprecio.”, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos Michael R. Pompeo en un tuit el 16 de enero. “Ahora está impidiendo que miles de candidatos se postulen para el parlamento en una elección manipulada públicamente. Incluso el presidente de Irán dice que esta no es una elección real”.

El Consejo de Guardianes – ¿habran venidos algunos? es el organismo más influyente en Irán, pero no se somete a elección pública. De sus doce miembros, todos expertos en jurisprudencia islámica, seis son elegidos directamente por el Líder Supremo y los otros seis son propuestos por el poder judicial y aprobados por el Parlamento.Una de sus funciones es revisar y seleccionar a los candidatos a cualquiera de las elecciones populares: presidente, Parlamento y Asamblea de Expertos. Se ocupa, también, de salvaguardar los principios del islam y decidir si las leyes actúan en conformidad a la Constitución y la sharia. En la práctica, esto otorga al Consejo de Guardianes capacidad de veto.

También el Poder Judicial en Iran parece una fotocopia del venezolano. Está estrechamente controlado por el Líder Supremo, quien elige al jefe del poder judicial. Además de los tribunales encargados de los casos civiles y penales, existen tribunales que tratan casos que dañan a la imagen de la República…Este tribunal solo responde ante el Líder Supremo. En Irán, el poder judicial está muy ligado al poder político y sirve a los intereses del régimen. En los últimos años, los conservadores han conseguido frenar el ritmo de los cambios encarcelando a reformistas y periodistas.

Artículos relacionados

Destacados

Para el economista, Donald Trump es un personaje político "tóxico"

Destacados

El edificio está ubicado al frente del Teatro Municipal de Caracas

Destacados

El grupo respalda a Joe Biden y condena la negativa de Trump de aceptar la derrota electoral

Destacados

Hasta el momento no se reportan heridos, ni víctimas fatales