article-thumb
   

Las palabras de Crovato al pisar suelo argentino: “Juré que ayudaría a que Venezuela esté mejor”

El Cooperante | 20 marzo, 2018

Caracas, 20 de marzo.- Marcelo Crovato estuvo como preso político en Venezuela durante cuatro años. Esta semana logró evadir el arresto domiciliario y huyó hacia Colombia para finalmente llegar a la Argentina junto a su familia.

Lea también: “Era como un fantasma pasando”: Crovato rompió el silencio tras burlar al Sebín

En una entrevista para el diario La Nación expresó que luego de pisar Buenos Aires, pensó: “Cuando estábamos entrando a la ciudad veía los sitios conocidos pero todavía no podía creerlo, me parecía irreal estar aquí. Entramos por la 9 de Julio y cuando vi el Obelisco todavía no podía creer que habíamos llegado”.





En un audio de WhatsApp, agregó: “Fue una emoción enorme saber que ya estábamos realmente acá, que mi libertad era seguramente plena y que la seguridad era total para mi y para mi familia”.

Para lograr escapar, durante meses pensó un plan en silencio para cruzar a Colombia, pero no lo revelará porque quiere proteger su seguridad y la de quienes lo ayudaron. Solo su esposa y algunos familiares fuera de Venezuela estaban al tanto. Sus padres permanecen en suelo venezolano. “Me fui sin despedirme de mi padre y de mi madre para evitar que alguien hiciera un comentario o quisiera ayudar, y no quería comprometerlos”.

Crovato fue detenido en 2014 por trabajar en organizaciones de derechos humanos para proteger a jóvenes detenidos. Una vez en Colombia se reencontró con su esposa y sus hijos. “Pude salir a la calle con mis hijos por primera vez en mucho tiempo”, detalló y reveló que allí les contó que el siguiente paso del plan tenía a la Argentina como escenario. Además, en Buenos Aires, el abogado piensa buscar la asistencia médica que necesita para sobrellevar su cáncer de piel.





Crovato sonríe porque puede volver a disfrutar de su familia y cuidar su salud, aunque tiene un pensamiento claro: “Yo juré que ayudaría a que Venezuela esté mejor. Además de la alegría, también hay un sentimiento de tristeza por las personas que quedaron allí. Por los recuerdos que quedaron atrás”.

Comentarios

comentarios