article-thumb
   

Las pocas luces que adornan al Ministro de Energía Eléctrica

Elizabeth Fuentes | 12 julio, 2018

Caracas.- Sin desperdicio: las más recientes declaraciones del Ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez permite entender cuántas y cuáles son las luces que le adornan al Mayor General.

Lea también: El otro chavista “de alcurnia” que se suma al coro de críticos a Maduro

El hombre que lleva tres años al frente de la energía eléctrica del país, los mismos tres años durante los cuales ha asegurado con toda propiedad que todos los apagones, incendios o fallas en el sector han sido culpa de sabotajes y saboteadores, producidos por militantes de Primero Justicia o por casos aislados, como el una persona que provocó un apagón en los Valles del Tuy utilizando, según palabras del Ministro Motta, “una especie de vara de bambú con un gancho en el extremo” que fue hallada a 200 metros de la subestimación, prueba suficiente para declarar como saboteo ese nuevo apagón .





Recién nombrado, el año 2015, Motta Dominguez develó 13 sabotajes eléctricos en un mes- octubre – y en casi todos los estados del país. Y para detenerlos, el General Mayor Motta propuso nada menos que “vigilancia popular”, donde pedía a los vecinos de las estaciones y plantas y torres, denunciar si veían a algún sospechoso con cara de sospechoso merodeando por allí, preferiblemente con una bomba de dinamita entre las manos. Porque las repetidas explosiones e incendios en las plantas eléctricas del país también han sido producto del saboteo maligno y no, nunca, jamás, de la falta de mantenimiento. Y mucho menos del gobierno anterior, personalizado por el hoy embajador Jesse Chacón, quién derrochó un dineral en la supuesta compra de supuestas plantas eléctricas dirigidas a impedir que la Venezuela socialista se apagara igual que la cubana.

Motta ha hablado de guarimbeo eléctrico, de sequías y de iguanas y rabipelados, pero sus declaraciones de ayer superan cualquier otra cosa que haya dicho durante sus tres ineficaces años al frente de Corpoelec porque (y aquí cabría un redoble de tambores), finalmente el Ministro de Energía se percató de que:”Estamos ahorita en crisis, por eso es que se llama crisis”….” ¿Se acuerdan de Guri?, ¿Ustedes creen que yo quiero que ustedes sufran eso?” …


Y antes de que cualquiera con mayores luces le respondiera que la crisis del Guri se llamó crisis por la absoluta falta de previsión del gobierno de Hugo Chávez, quien no logró entender que la población suele crecer y, en consecuencia, hay que mantener y repotenciar el sector hidroeléctrico para que pueda servir a todos sus pobladores largo plazo, pues el Ministro se abalanzó inmediatamente con una nueva afirmación digna del Chigüire Bipolar: no solo estamos en crisis sino que se avecina un racionamiento de luz. “Seis horas, cuatro horas, pueden ser 12, pueden ser ocho, pueden ser cuatro, pero lo importante es que el pueblo realmente sepa acerca del racionamiento y se cumpla”.

Es decir ministro, ¿Es el pueblo quien debe cumplir el racionamiento? ¿O esas doce o cuatro o seis horas que durará el racionamiento será impuesto por Corpoelec y el pueblo, que como ahora ya sabe que estamos ante una crisis, deberá entonces perder feliz sus alimentos y no podrá planchar ni cocinar ni lavar o ni siquiera ver Nicolás Maduro en VTV?

Feliz Tibisay Lucena, quien sabiendo lo que se venía, mandó a poner en su casa una planta eléctrica más grande que todos los votos que ella dice sacó Maduro en el 2018.

Comentarios

comentarios