Connect with us

Vida y placer

Las salchichas del Táchira que ganaron  premios en Alemania pronto estarán en  todo el país

El venezolano Paul Wanner, cuya empresa obtuvo cuatro medallas de oro en la Feria Cárnica de Frankfurt de este año, ha seguido los pasos de su padre en el arte de elaborar salchichas y hasta se fue a estudiar a Alemania para pulir aún más el producto. La única mala noticia era que los productos de "Charcutería Alemania'' sólo se conseguían en el estado Táchira, asunto que va a cambiar y pronto

Publicado

/

Caracas. Basta con leer la historia de Jakob Wanner para entender cómo, después de 68 años en el negocio de fabricar salchichas, la marca que fundó en San Cristóbal ha recibido, dos veces, sendos galardones en la Feria Mundial de Charcutería que se celebra anualmente en Alemania.

Lea también: ""De LUZ para el mundo": Venezolana gana beca en Harvard"

Wanner realizó sus estudios de Maestro en Charcutería en  Stuttgart, en  1.946 y al año siguiente, ya era profesor  en la primera escuela de Charcutería de Alemania 1° Bayerische Fleischershule, casualmente la misma escuela donde su hijo Paul, hoy al frente de la fábrica en Táchira,  estudiaría años después. 

Llegó a Venezuela en 1953, porque los Embutidos Shaffer lo contrataron para trabajar en Caracas. Pero un buen día  conoció San Cristóbal, se enamoró de la ciudad ( y de una tachirense) y el resto es la clásica historia del éxito producto del trabajo, el riesgo y el empeño.

De una pequeña casa que utilizó en sus inicios para emprender el negocio, en solo siete años la empresa creció tanto que decidió levantar una fábrica grande donde, como reseñan en el portal de Charcuteria Alemanas" abrió sus puertas al público para ofrecer sus tradicionales productos en un sitio más cómodo", fábrica que sigue en pie y en el mismo lugar.

"Mi padre era de mucho temple, un hombre con fe en Dios y su familia... todo lo hizo con mucho cariño, demostrando que el amor al trabajo produce frutos y perduran en el tiempo", reveló Paul Wanner a un documental elaborado por la gobernación del Táchira para homenajear su trabajo luego de ganar cuatro medallas de Oro en la Feria de la Cámara Alemana Cárnica. Allí contó que la charcutería de su papá comenzó "como algo muy pequeño, experimental, artesanal. Pero a medida que la clientela fue creciendo, mi papá fue adquiriendo equipos de mayor tecnología y la clientela siguió creciendo".

Advertisement

Las salchichas de hoy (que ganaron cuatro Medallas de Oro y una de Plata en la Feria Mundial de Charcutería que se realiza en Alemania) son elaboradas con las mismas recetas que utilizaba su  padre, entre ellas los Chorizos Antioqueños, Uruguayo Extra picante, Chorizos Criollos y Salami Kabaronni, premiados en la Feria.

Aunque la única diferencia es que Paul ahora produce con  maquinaria alemana de última tecnología, lo que ha hecho que el trabajo sea  más rápido, eficiente y con mayor control de calidad.

"Hemos hecho un aporte importante en la cultura local. Ya somos parte de la gastronomía tachirense, con recetas alemanas que se han tropicalizado", dice feliz. 

Y apuesta a corto plazo,  que se abrirán  nuevas tiendas y sedes en otras ciudades del país, bien sea  bodegones o sitios para ofrecer  gastronomía alemana. La mejor manera de degustar los productos que, por dos veces, han sido galardonadas en Alemania gracias a esa mezcla de rigurosidad alemana con terquedad tachirense.



Advertisement

Tendencias