article-thumb
   

Las últimas acciones del BCV dejan como un par de mentirosos a Chávez y a Maduro

Danny Leguízamo | 30 septiembre, 2019

Caracas.- Mintieron con respecto al origen de la crisis. Lo sabía el país. Lo sabían hasta las bases del Psuv. Pero ellos seguían mintiendo. Señalaron a los empresarios. A la oposición. A la guerra económica. A Estados Unidos. Y nadie les creía. Ahora, ya demasiado tarde, el BCV admite de cierta manera que el origen de la hiperinflación es monetario. Los reportes de la última semana y la política restrictiva en términos macro ejecutada en 2019, son el mea culpa del chavismo. La admisión de las mentiras de Nicolás Maduro y Hugo Chávez.

Le puede interesar: Viajes por comida: Venezolanos pagan “full day” hasta Cúcuta para paliar crisis económica

Durante los días 20 y 27 de septiembre, el Banco Central de Venezuela (BCV) reportó un crecimiento de la liquidez monetaria de apenas 0,79%, lejos del rango promedio de entre 2% y 10% en el que se había mantenido en semanas precedentes. De esta manera, el otrora autónomo ente emisor continúa redoblando esfuerzos para evitar que la liquidez empuje los precios y la demanda del dólar, en una economía que no ha salido de una aguda dinámica de hiperinflación con depresión. Sin embargo, se anticipan una nueva racha alcista en la cotización del dólar y el recrudecimiento de la senda hiperinflacionaria, ambos datos influenciados por el factor estacional decembrino y el rezago cambiario.





Según el último reporte del BCV disponible en su página web, la liquidez monetaria (M2) alcanzó durante los días comprendidos entre el 20 y el 27 de septiembre, un total de 14,72 billones de bolívares, un crecimiento de apenas 0,79% frente a los 14,61 billones reportados entre el 13 y el 20 de septiembre, cuando el crecimiento registrado fue de 8,15%.

De esta manera, el ente emisor frenó de manera dramática la creación de dinero en 7 días, pues el rango de crecimiento promedio oscila entre 2% y 10%. El Gobierno de facto de Nicolás Maduro intenta una política monetaria restrictiva a través del encaje legal bancario y de la ralentización de la expansión del dinero, en medio de un contexto de hiperinflación y depresión.

La medida es un claro reconocimiento de las mentiras del Gobierno:





-Porque admite que el problema de la hiperinflación tiene un origen monetario. Y no hubo economista que no advirtiera -particularmente entre 2010 y 2012- de la sideral crisis hiperinflacionaria que se avizoraba en el futuro, con una expansión del dinero a ritmos superiores al de la oferta de bienes y servicios y de la capacidad de generar dólares.

-Porque la medida de política monetaria restrictiva no solamente consiste en detener la expansión del dinero primario, sino que además, ha pretendido el Gobierno ralentizar el consumo y la demanda crediticia imponiendo un leonino encaje legal de 57% y un encaje legal sobre reservas marginales de 100%. Otra admisión de que el origen del problema era monetario de raíz.

-Y porque en los últimos meses, la tasa del mercado de las mesas de cambio no hace otra cosa que perseguir, igualar o incluso, estar por encima de la tasa del dólar paralelo, admitiendo de suyo que el tantas veces criticado dólar negro, no estaba tan alejado de la realidad como afirmaban tanto Hugo Chávez como Nicolás Maduro.

Han quedado todos como unos mentirosos a través de las acciones de “su” Banco Central, un ente que ya perdió hace años la autonomía, pero que no deja de actualizar las cifras sobre el comportamiento de los agregados monetarios, un dato fundamental para saber hacia dónde se dirige el país.

 

Comentarios

comentarios