Connect with us

La Lupa

Las víctimas del comunismo ya tienen su Museo en Washington

El Museo de las Víctimas del Comunismo fue inaugurado hace poco con la intención de mostrar que "el comunismo no solo es malo sino perverso", como afirma el presidente de ese Instituto, Lee Edwards. El nombre de nuestro país aparece en la sección "Milagros y lágrimas" donde se celebra la caída del Muro de Berlín pero se honra a quienes aún deben luchar por su libertad en China, Cuba, Laos, Corea del Norte, Vietnam, Venezuela, Cuba y Nicaragua

Publicado

/

Caracas.- Nada aconsejable para algún venezolano acercarse al Museo de las Víctimas del Comunismo, abierto recientemente en Washington con la intención de concentrar en un solo lugar lo que ha sido el paso catastrófico de esta ideología para buena parte de la humanidad que aún sufre sus embates.

Lea también: Borgen o luchar contra "la fatiga democracia"

"Juntos  conmemoramos a los más de 100 millones de víctimas y los más de 1.500 millones de personas que hoy están oprimidas bajo el comunismo en todo el mundo", se lee  en el portal Victims of Communism Museum (https://vocmuseum.org/), desde donde se pueden adquirir los tickets para visitarlo y conocer de antemano con qué se van a encontrar los interesados en semejante experiencia.

Para los organizadores y creadores, se trata de conmemorar  "a los más de 100 millones de víctimas y los más de 1.500 millones que todavía están oprimidos bajo el comunismo en todo el mundo hoy", según afirma el presidente del Museo, Lee Edwards quien fue director del Instituto de Periodismo Político de la Universidad de Georgetown, miembro del Instituto de Política de Harvard y profesor adjunto de política en la Universidad Católica de América.

En   900 metros cuadrados, hay  espacios dedicados a exposiciones, conferencias y eventos. Además se proyectan películas y los visitantes pueden participar en exhibiciones interactivas que permiten recrear las  vidas de algunas de las víctimas y sobrevivientes del comunismo.

De hecho, en el portal de la organización Victims of Communismde donde nació la idea de levantar este Museo, se puede ver el testimonio del venezolano David Smolanskycuyo bisabuelo fue victima del comunismo de la extinta Unión Soviética. Luego le ocurrió lo mismo a sus abuelos, quienes tenían una fábrica de ropa en Cuba y fue expropiada por Fidel Castro, ante lo cual   decidieron huir a Venezuela. Y ahora David está refugiado en Estados Unidos como otra víctima del socialismo a la venezolana.

Advertisement

Dividido en tres galerías, la primera está dedicada a El Ascenso del Comunismo y narra desde la aparición del Manifiesto Comunista y  la revolución bolchevique hasta  la toma del poder por parte de Vladimir Lenin. 

La segunda, "El terror de Stalin"  abarca desde 1920 hasta la Segunda Guerra Mundial. Aquí los visitantes se encontrarán  con quienes lucharon contra la opresión comunista y las víctimas de sus crímenes. El ascenso al poder de Joseph Stalin se presenta junto con las espantosas historias de deportación masiva al Gulag, descrito como una "picadora de carne" por uno de los disidentes rusos más famosos y sobrevivientes de campos de trabajos forzados, como lo fue Aleksander Solzhenitsyn. "Los visitantes serán testigos de cómo el hambre, las privaciones, el encarcelamiento y el asesinato de millones se volvieron banales bajo el reinado de terror de Stalin. También escucharán a disidentes y víctimas, incluidos el cardenal József Mindszenty, Milada Horáková, Witold Pilecki y Natalia Talanchuk. Esta galería iluminará las verdades sobre los efectos irreversibles de la ideología comunista, advertirá contra la repetición de la historia y recordará los crímenes mortales del comunismo", señala su portal.

La tercera galería, "Milagros y lágrimas",  está dedicada a mostrar la resistencia al comunismo tras la Segunda Guerra Mundial, las masacres de Mao, la "Primavera de Praga", los "gulag" y los campos de exterminio de Camboya entre otros episodios de la historia criminal del comunismo en Europa, Asia e Hispanoamérica. Los visitantes disponen también de completa información sobre las atrocidades de los dirigentes comunistas, como el "Holomodor", la hambruna en Ucrania provocada por Stalin para eliminar a casi cuatro millones de personas, muy parecido a lo que intenta hacer ahora otro heredero de esta ideología, Vladimir Putin.

En esta sala se busca que  los visitantes conozcan las figuras de luchadores como  Aleksander Solzhenitsyn, Andrei Sakharov, Armando Valladares, Wei Jingsheng y Václav Havel, entre otros, pero también evidencia la desastrosa escalada del comunismo por los países de   Asia, África y América Latina. Mientras califican el año  1989 como el “año de los milagros”, (cuando se vio la caída del comunismo en el Bloque del Este)  aquí también se documenta  aquellos países que aún deben luchar contra el comunismo en China, Cuba, Laos, Corea del Norte y Vietnam, mientras que países como Cuba, Nicaragua y Venezuela son mencionados como aquellos donde se vulneran  los derechos humanos.

Una visita incómoda tanto  para las víctimas como para los victimarios, quienes verán reflejados allí algo más que los supuestos logros de las revoluciones que defienden a capa y espada, un cascarón vacío o, peor aún, relleno de injusticia, corrupción e ineficacia.

Advertisement




Tendencias