article-thumb
   

Laureano Márquez: Los venezolanos de bien sufren por la devastación de la patria

Christhian Colina

El Cooperante.- “La caída de los precios petroleros nos ha dejado fuera del Edén, completamente desnudos y hasta las matas de acetaminofén se secaron. Los venezolanos de bien, que son la gran mayoría, sufren la depresión profunda que produce ser testigos de la devastación de su patria y destino. Lo que comenzó con el nombre de ‘Tierra de Gracia’, ha devenido en tierra de desgracias”, aseguró el humorista Laureano Márquez.

“Nos toca aprender a trabajar, generar la cultura de que solo con esfuerzo sostenido es posible progresar. Ese será el único rumbo que puede tomar Venezuela una vez que la labor destructiva -hoy en marcha- haya concluido”, plantea Márquez. El también politólogo considera que tarde o temprano los venezolanos tendrán que redoblar esfuerzos en trabajar “porque las cuentas de los enchufados van a llegar muy pronto y va a suceder como siempre ha pasado con todas las cuentas en Venezuela: le toca pagarla al más bolsa”.

A juicio del humorista el trabajo como destino de vida no está en los genes colectivos del venezolano, ya que partiendo desde el más humilde hasta el más encumbrado, la idea de gozar del derecho de recibir todo gratuitamente se ha instalado en su alma.

“Este sistema, que  nos ha enseñado a vivir del cuento, ahora se sorprende de que la gente de a pie haga lo que los burócratas y sus enchufados han hecho en grado dantesco: bachaquear y contrabandear 17 años de renta petrolera”; escribe en su columna semanal publicada por Tal Cual.

“¿Por qué razón algunas empresas que son muestra de eficiencia en el trabajo productivo durante años de esfuerzo y organización molestan tanto al Gobierno? Simplemente porque son emblema de esa cultura de trabajo con la cual estamos enemistados desde que aparecieron perlas en Cubagua y desde que a Colón, cual bolichico de la vida, se le fueron los ojos detrás de los brazaletes y collares de oro con que se adornaban los aborígenes”, se pregunta.

Comentarios

comentarios