Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Nacionales

¡Le hacen el milagro! Disney permite a enfermo terminal ver último filme de Star Wars

Le prohibieron revelar el contenido de la cinta

EFE.- Daniel Fleetwood, un enfermo terminal de cáncer de 32 años y residente en Texas, Estados Unidos, cumplió este viernes su sueño al ver en una proyección exclusiva el último filme de la saga Star Wars antes de que llegue a los cines en diciembre.

Fleetwood, a quien los médicos le diagnosticaron dos meses de vida en julio pasado, es un gran seguidor de la saga, por lo que su esposa inició una campaña en las redes sociales para lograr que los productores de 'The Force Awakens' le permitiesen ver la película antes de que se estrene.

"A todas las maravillosas personas que nos han apoyado, amigos, familia y fantásticos desconocidos: ¡el sueño final de Daniel fue concedido! Hoy los maravillosos Disney y Lucasfilms hicieron que su sueño final se hiciese realidad a la manera típica de Disney", indicó en Facebook su esposa, Ashley.

"Daniel justo acaba de ver la versión sin editar de 'Star Wars: The Force Awakens', queremos agradecer al talentoso Abrams (el director) por llamarnos y decirnos que a Daniel se le concedería el deseo", añadió.

La proyección especial tuvo lugar en la casa de Fleetwood en Texas, y se le ha prohibido explícitamente revelar el contenido de la cinta. "A juzgar por cómo ha progresado la enfermedad en los últimos dos meses, no creo que consiga verla en el cine", había asegurado anteriormente el enfermo al canal local' KPRC'.





Artículos relacionados

Economía

Dijo que el país experimenta un crecimiento económico pese a la "afectación de las sanciones" impuestas por el Gobierno de los Estados Unidos

Destacados

El jefe de Estado aspira que en octubre de este año el 70% de la población esté inmunizada contra la COVID-19

Nacionales

El joven, de 21 años, sumó la segunda medalla de la delegación venezolana en los Juegos Olímpicos al quedar como subcampeón en los 96...

Destacados

Steve Bouquet, de 54 años, aseguró que no representaba “ninguna amenaza para los animales”