article-thumb
   

“Le pisaban las manos”: Las torturas que ha sufrido el cirujano vinculado con García Palomo

El Cooperante | 3 julio, 2018

Caracas.-  La sobrina del médico cirujano del Hospital Clínico Universitario José Alberto Marulanda Bedoya, Luz Aldazoro Marulanda, recordó en entrevista realizada por la periodista Sebastiana Barráez y publicada en Punto de Corte que el galeno fue detenido por una comisión de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) cuando se encontraba en el apartamento de la capitana de navío Emmy Mirella Da Costa Vanegas, ubicado en la urbanización “El Solar” de El Hatillo.

Lea también: Adriana Urquiola, la muerte de dos inocentes a manos del “Capitán Bolívar”

Los familiares supieron de la detención el domingo siguiente y se dirigieron a la sede de la Dgcim en Boleíta consecutivamente hasta el día martes y siempre les negaron que el galeno se encontrara allí, hasta que el día miércoles Marulanda Bedoya llamó a una de sus hijas y le comunicó que lo iban a presentar en un Tribunal Militar.

La sobrina del cirujano describió que tenía signos de tortura, moretones, muñecas marcadas y que se encontraba muy asustado. “Cuenta que lo pusieron en un cuarto aislado, oscuro, que le preguntaban muchas cosas cada cierto tiempo. Ese grupo salía y entraba otro que no lo interrogaba habló, que él no podía distinguirlos porque usaban pasamontañas, pero que lo torturaban, lo golpeaban, se ponían guantes, lo ponían con las esposas atrás, se le tiraban encima, le agarraban las manos hacia adelante y se las pisaban a la vez que le decían que le iban a dañar las manos ‘para que nunca más vuelvas a operar’. Golpes y golpes, le metían la cabeza en una bolsa”, detalló.

Marulanda Bedoya denunció las torturas que había sufrido, pero la juez Mayor Claudia Carolina Pérez de Mogollón, Aldazoro Marulanda, no dejó eso asentado en el acta de presentación, a pesar del reclamo de la abogada defensora. El cirujano fue imputado por los cargos de traición a la patria e instigación a la rebelión por su vinculación con la capitana de navío y por presuntamente tener implementos de telecomunicaciones.


Vinculado con “Aquiles”

“Él dijo la verdad, que cuando él estuvo en Bogotá (Colombia), durante los primeros días de marzo, ella le pidió traerle un teléfono que una persona le iba a enviar. ‘Sí, a mi me entregaron un teléfono nuevo y cerrado, que yo le entregué a ella’. Incluso ella lo buscó en el aeropuerto”, expresó Aldazoro Marulanda.

Resultó que al cirujano le dijeron en el interrogatorio de la Dgcim que él se había reunido con el coronel retirado Oswaldo García Palomo, pero él dijo que no y negó conocerlo. Expresó que al único que vio, apenas unos minutos, fue a “Aquiles”, quien le entregó el teléfono. Barráez comentó que “Aquiles” es uno de los seudónimos que usa García Palomo.

“¿Ah? Fíjate tú. Para que veas la inocencia de Alberto. Él trajo el teléfono como quien trae una medicina o cualquier cosa de esas que la gente manda por la escasez. Y ahora lo acusan de traer ‘dispositivos de comunicación'”, manifestó.

Entrevista publicada originalmente por Punto de Corte, para ampliar la información, haga click aquí.

Comentarios

comentarios