article-thumb
   

Maduro ha exportado 183 mil venezolanos a Colombia en lo que va de 2015

Christhian Colina

Christhian Colina.- “Se vienen y todo lo que traen es necesidad y pobreza (…) Colombia se ha transformado en una exportadora neta de pobreza hacia Venezuela”, señaló en una de sus tantas alocuciones el presidente Nicolás Maduro en referencia al éxodo de colombianos, pero el mandatario olvidó decir que Venezuela en los últimos nueve meses ha exportado 183 mil venezolanos decepcionados de sus políticas y con la esperanza de dejar de sobrevivir para vivir.

La Oficina de Migración Colombia informó que desde que inició el año 2015, 183 mil venezolanos han ingresado a su territorio para probar suerte e iniciar una nueva vida. El informe del ente agrega que Venezuela es el segundo país que exporta más emigrantes, que el 50% se residenció en Bogotá y el 78% con el objetivo de invertir en negocios o completar estudios universitarios. En 2011, la Registraduría Nacional colombiana ceduló a 11.546 venezolanos.

El informe, llamado “Caracterización sociodemográfica y laboral de los trabajadores temporales extranjeros en Colombia: una mirada retrospectiva”, auspiciado por Migración Colombia y la Organización Internacional para las Migraciones  entre 2007 y 2011, determinó que los venezolanos son el mayor grupo de trabajadores temporales extranjeros en Colombia, con un 18% del total, al serles concedidos 3.023 visados de trabajo temporal.

El éxodo se inició visiblemente en 2005, cuando comenzaron a huir expertos petroleros despedidos de la estatal Pdvsa, como Luis Giusti, Ronald Pantin y Humberto Calderón Berti, que se asentaron en el país vecino y crearon las firmas Pacific Rubiales, Alange y Vectra, respectivamente.

La diáspora venezolana ha sido evidente en diversos sectores, el mundo artístico no es la excepción. Observar en las pantallas neogranadinas a los actores Ernesto Calzadilla, Ruddy Rodríguez, Coraima Torres, Juan Alfonso Baptista, Evaluna Montaner, Marianela González, Johanna Morales, Claudia Moreno y los periodistas Andreina Solórzano y Silvia Parra, es algo común.

El exeditor adjunto del diario El Nacional, Sergio Dabhar, emigró de Caracas y creó su propia revista llamada Librero, el miembro de la Academia Venezolana de la Lengua, Rafael Arráiz Lucca también desertó del país y ahora es profesor universitario en Bogotá. Mientras que María Fernanda Barboza, es  jefe de prensa de la primera dama, María Rodríguez de Santos.

A la fuga de talentos se suma el éxodo de capitales que ha contribuido al asentamiento de grandes empresas como Locatel, Farmatodo, Proseim y Polar, así como establecimiento de comida rápida como Picollo Venezia, Ciboulette, Positano, Budare’s, la Arepería Venezolana, Pan Sueko y Andrea’s.

Comentarios

comentarios