article-thumb
   

Lilian Tintori sobre requisas en Ramo Verde: Me han quitado hasta las pantaletas

Christhian Colina

El Cooperante.- “Me vuelvo a sentir atacada. No tengo nada que esconder pero te hacen sentir tan mal que empiezas a dudar hasta de tu propia ropa. A Patricia Ceballos y a mí nos han quitado hasta las pantaletas”, reveló Lilian Tintori, al ser consultada sobre la requisa a la que es objeto antes de ingresar cada domingo al Centro Nacional de Procesados Militares (Cenapromil), en Ramo Verde. Añade que la inspección la hacen en un cuarto que es muy frío, “me revisan toda”.

Tintori manifiesta que su esposo, Leopoldo López, está en una torre blanca de cuatro pisos que está vacía, en donde solo se oyen los pájaros de la montaña.

“Yo empiezo a gritar desde el primer piso Leo, Leo, y oigo el eco de mi voz durísimo. Cuando llego al último piso tengo el sentimiento de que me están vigilando porque el edificio está lleno de cámaras, en cada esquina hay una y se ponen rojas cada vez que paso. El problema no es que nos están grabando sino que detrás del lente está Diosdado Cabello. Graba todas nuestras visitas en Ramo Verde. Graba a mis hijos. Saca en su programa de chismes a mi familia”, denunció.

La activista por los Derechos Humanos señaló que los días de visita se despierta con emoción para ver a López, pero que cuando llega a Ramo Verde debe enfrentarse a muchos portones, militares con armas largas y hasta tanquetas. “En ese momento empiezo a sentir que el corazón me empieza a latir más rápido, miedo y angustia porque no me siento segura allí. Siento que cualquier cosa puede pasar”, dijo.

Asimismo, ratificó que el dirigente opositor no se arrepiente de haberse entregado a la justicia. “Tenía dos opciones: irse del país o dar la cara, y él no tenía por qué irse del país porque no ha hecho nada. Decidió entregarse por tres razones: es inocente, ama a Venezuela y tiene un compromiso enorme con cada uno de nosotros.

Con información de El Nacional

Comentarios

comentarios