article-thumb
   

Llamados a embajadores: ¿Molestia diplomática o firmeza colombiana?

Admin

Lohena Reverón.- Entre los gobiernos de Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos no había tenido cabida la confrontación, hasta este jueves, cuando el gobernante colombiano llamó a consultas a Ricardo Lozano, su embajador en Caracas, seguidamente desde Miraflores hicieron lo propio, según anunció a través de su cuenta en Twitter la canciller Delcy Rodríguez.

Sin embargo, tras el cierre de la frontera colombo-venezolana ordenada por Maduro, que se rompan relaciones es un escenario improbable y perjudicial. Para la economía de ambas naciones y, por qué no, para el proceso de paz, en el que Venezuela ha sido garante y ha jugado un papel trascendente.

El llamado a consultas de Embajadores es usado cuando no hay comunicación entre presidentes, como está sucediendo en la actual situación, y para que el Embajador informe la verdadera situación en ese país, así como para darle instrucciones. También es un canal para manifestar al otro país lo que en términos diplomáticos se conoce como una preocupación.

Dentro de la diplomacia, el llamado a consultas es entendido como un mensaje diplomático que se utiliza en momentos de crisis, pero no significa el rompimiento de las relaciones diplomáticas. Hasta ahora no se sabe si el llamado a consultas tendrá como propósito transmitir a Venezuela ciertos interrogantes, y también se advierte contradictorio que se haya producido después de una reunión de cancilleres.

Pero quizá se interpreta en el país como una decisión de autoridad frente al Gobierno venezolano, algo que han venido reclamando sectores políticos como el uribismo, desde que comenzó la crisis, y a la que se han sumado conservadores y hasta varios miembros de la coalición del Gobierno colombiano. Santos que había privilegiado el diálogo, se vio obligado por Maduro a mostrar mayor firmeza.

Comentarios

comentarios