article-thumb
   

#LoDiceUnChavista: “Rangel Gómez una vez renunció por miedo, hágalo ahora por vergüenza”

Christhian Colina

Yuri Valecillo.- Sera difícil olvidar a Rangel Gómez en esos días cuando no podía disimular en su lenguaje gestual  el miedo que lo consumía, lo cierto es que renunció en alta, clara e inteligible voz en medio de un país conmocionado por un golpe militar de derechas.

Las cosas marchan y los crímenes estaban y ocurrieron a pesar de la negativa a reconocerlos y asumirlos, no solamente no los reconoció, también señalo palabras más, palabras menos “son falsas informaciones sobre mineros asesinados” la vida me viene enseñando que no pasará nada y que entre militares aún retirados, las cosas se arreglan con otro rasero.

Nada más lejano a la realidad que la caída de Chávez, si en esos días en que el flamante General de División, se dividía, se hacía invisible, huía del barco “hundido”  yo de verdad espero que en caso de guerra la suerte de la república no esté en manos de estos “decididos, veraces, leales” soldados que van de renuncia en renuncia y que niegan lo evidente. Pero en estos días donde una militancia de las llamadas “izquierdas y derechas” pero que en realidad son ambidiestras o por lo menos no congruentes con nada o incongruentes con todo  hacen de la patria su torta de cumpleaños.

Voy viendo y comentando entre amigos, voy sabiendo que los militares venezolanos, son los intocables de la política, puede ser un “tenientico” disminuido como Rafael Isea  que terminó de incapaz gobernador de Aragua a un desertor y hombrecito de treinta monedas, un gallito cobarde, y un pillito de mal gusto o muchas espuelas, por no decir uñas con la que raspo hasta la saciedad la olla del estado Aragua.

Rangel Gómez no solo se equivocó esta ocasión, también aquella otra cuando llamó a la prensa para anunciar “su renuncia”  y que luego no mantuvo su palabra, la vida y sus detalles, los civiles y nuestras cosas, la falta de mando y el libre albedrio, el desarrollo de las ciencias y la maravilla de la literatura, las discusiones sin jerarquía y el sentido democrático para asumir tareas, las elecciones por argumento y no por mandos.

Rangel Gómez no renunciará, no se irá, no partirá y como siempre huirá hacia adelante a ver dónde consiga el próximo vaso de agua para saciar su sed de poder, o aparecerá alguien a quien pueda acusar, lo desee o no sí hubo masacre en Tumeremo y él fue de los pocos en negarlo y desde el poder sigue disparando sus balas de salva para tratar de culpar al ajeno.

Puede leer columna completa aquí 

Comentarios

comentarios