article-thumb
   

Los avances del estudio del ADN permitieron resolver el asesinato de una niña 30 años después

El Cooperante | 17 julio, 2018

Caracas.- Los avances de la ciencia en cuanto al estudio del ADN han permitido encontrar culpables de crímenes atroces y encerrar a los culpables. Un ejemplo de ello la niña April Tinsley, que en 1988 fue violada y asesinada tras ser raptada cuando iba a casa de un amigo.

Lea también: ¿Tiene o no tiene cáncer? Fernando del Rincón habló sobre su estado de salud (+Videos)

El caso de Tinsley, quien tenía 8 años de edad para cuando perdió la vida, fue doloroso, no solo por las circunstancias del asesinato, sino por el mensaje que el asesino dejó en el lugar donde el cuerpo de la niña fue hallado: “Yo maté a la niña de 8 años April Tinsley y volveré a matar de nuevo”, escribió el responsable, quien logró esquivar la ley durante años, pero gracias a los restos de ADN que quedaron en el lugar del crimen la policía encontró las pruebas suficientes para cerrar la investigación.





Otro caso es de 1986, Michella Welch de 12 años de edad desapareció mientras jugaba junto a sus dos hermanas pequeñas en un parque público de la ciudad. Su cuerpo fue encontrado por un perro policía esa misma tarde en un barranco. La investigación no avanzó y su caso se enfrió, por lo que no fue resuelto.

Sin embargo, los avances de la tecnología del ADN permitieron reabrir la investigación en dos etapas. En el 2006 la policía científica logró reconstruir una huella dactilar de ADN basada en elementos recolectados en la escena del crimen, luego, 12 años después, la técnica de genealogía genética, que usa bases de datos y archivos genealógicos, permitieron cerrar el caso.

Con información de ABC.