article-thumb
   

“Los bollitos serán pelones y de plátano”: Crisis impide que los venezolanos preparen hallacas

El Cooperante | 6 diciembre, 2018

Caracas.- La población venezolana, victima de los altos niveles de hiperinflación, se les dificulta costear los gastos que acarrean una cena navideña. Zenaida Mariño, ama de casa, lamentó que por primera vez en 20 años en su mesa no servirá hallacas, sino bollitos de plátano.

Lea también: ¡Insólito! Crisis obliga a preparar hallacas con carne de soya o lenteja para preservar tradición

Desde niña en mi casa preparábamos las hallaquitas y me casé y continúe la tradición, pero este año todo está tan caro que decidimos hacer unos bollitos de plátano, porque la harina precocida está demasiado costosa y el puerco y el pollo ni se diga”, sostuvo según lo reseñó La Verdad.

Además, añadió que no podrá comprar ni la hoja de bijao ni el pabilo, por lo que sus bollitos serán “pelones” y de plátano. “Si me pongo a comprar la hoja me va a salir más caro, prefiero hacerlos pelones y con ese dinero comprar otro ingrediente”, acotó.

Preparar 20 hallacas tiene un costo general de 20 mil 332 bolívares soberanos. Es decir, que por unidad, el precio llega a 1.016 bolívares soberanos. Esto, con precios de un mercado popular en el que los comerciantes y los compradores reconocen y denuncian que pueden cambiar “prácticamente por hora”. Recordemos que según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la inflación diaria es de 6%.


Por su parte, Carlos Delgado, habitante del sector San Jacinto, dijo que este año en su casa no habrá Navidad. “En mi casa la Navidad era comenzar a pintar con las gaiticas, colocar las luces y preparar las hallacas. Este año ni un bombillo podremos poner”.

Manifestó que desde comprar los ingredientes hasta conseguirlos es una odisea.“Desde finales de noviembre he estado visitando varias carnicerías para comprar por lo menos la carne de kilo en kilo y ha sido imposible. No se consigue, y donde la hay el precio es exorbitante”.

El jefe de estado, Nicolás Maduro, incrementó el salario mínimo a 4.500 bs.s. Ante ello, un ciudadano podría comprar quizás unas tres hallacas, dejando a un lado, el pernil, la ensalada, el pan de jamón entre otras costumbres decembrinas que en algún momento se llegaron a vivir en Venezuela.

 

Comentarios

comentarios