article-thumb
   

Los dos pesados del chavismo que habrían favorecido al agresor de Linda Loaiza

El Cooperante

Caracas, 6 de febrero.- La mañana de este martes Linda Loaiza López, secuestrada en marzo de 2001 a los 18 años de edad, narró a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) con voz quebrantada la violencia que sufrió durante cuatro meses, y el calvario que pasó ante la justicia venezolana cuando intentó que se castigara a su agresor.

Lea también: “Monstruo de los Palos Grandes”, el caso que llevó a Linda Loaiza a la CIDH





Durante su cautiverio a manos de Luis Carrera Almoina, hijo del exrector de la Universidad Nacional Abierta, Gustavo Luis Carrera Damas, López sufrió triple fractura de mandíbula, fracturas de nariz, requirió reconstrucción de los pabellones de las ojeras, tratamiento de ortodoncia, reconstrucción vaginal y atención psicológica y psiquiátrica.

 “Durante mi cautiverio fui sometida a violencia sexual, amenazas, torturas, de forma sistemática durante cuatro meses. Sufrí violaciones diariamente, fui agredida con las manos, con palos, me tenía amordazada y esposada. El agresor apagaba cigarros en mi rostro“, relató Loaiza al tribunal con sede en San José.

Asimismo, la mujer relató que Carrera Damas utilizó sus influencias para que la justicia no tocara a su hijo. “Cuando estaba en cautiverio el agresor me amenazaba con que él jamás iba a terminar en la cárcel. Me amenazaba con que él era amigo del vicepresidente de la República, que su padre era amigo del fiscal general”, relató.


Fuentes cercanas al caso explicaron a El Cooperante que sus vínculos con el poder eran tan notables que un familiar del exfiscal Isaías Rodríguez fue socio de los Carrera. Según el testimonio de López, el entonces vicepresidente que tenía amistad con Carrera Almoina era Elías Jaua.

López pidió a la CorteIDH “que el Estado venezolano sea declarado responsable por violación, tortura, por todas las violaciones de derechos humanos que sufrí, y que siguen sufriendo las mujeres en Venezuela“, sustentando el calvario que pidió con una fiscalía que se negó a atender su caso porque el agresor era hijo de una persona con influencia política.

Comentarios

comentarios