article-thumb
   

Los militares y policías que no dejan dormir en paz a Maduro

Danny Leguízamo | 15 julio, 2019

Caracas.- La madrugada en la que Iván Simonovis se escapó de su arresto domiciliario, funcionarios activos de diversos cuerpos policiales y militares -según testimonio del comisario- no solamente colaboraron en su fuga, sino que además, ayudaron trasladarlo en un vehículo oficial y así recorrió parte de Caracas sin que ninguna alcabala pudiera detenerlo. El Poder nunca se pronunció al respecto. Y es que Nicolás Maduro tiene razones para desconfiar de todos. Desde el 30 de abril, no hay quien no forme parte del estado de sospecha. Principalmente, militares y policías.

Le puede interesar: Almagro dice que el diálogo en Venezuela solo servirá si EE. UU. continúa presionando a Maduro

El régimen de Nicolás Maduro controla y a la vez no controla. Controla porque dentro de la Fuerza Armada no se ha presentado un pronunciamiento en bloque a favor de la Constitución, que es lo mismo que reconocer a Juan Guaidó, presidente encargado. Y a la vez no controla, porque algo anda podrido dentro del estamento militar. Algunos analistas se atreven a afirmar, incluso, que el 30 de abril no se ha terminado.





Y no se ha terminado porque luego se incrementó el estado general de sospecha. Para todos. Militares, policías y civiles. Desde Vladimir Padrino López hasta la tropa. Todos son sospechosos. Más, cuando el comisario Iván Simonovis se fugó de su arresto domiciliario -confesó en una entrevista- con la expresa colaboración de funcionarios activos de diversos cuerpos que dicho sea de paso, no solamente lo liberaron ayudándolo a quitar su grillete electrónico, sino que además, lo trasladaron en un vehículo oficial sin que alcabala alguna -que las hubo, dice Simonovis- pudiera detenerlo. No se pronunció el Poder al respecto, en un claro indicio de que la operación sorprendió a la cúpula.

Aquellos oficiales y funcionarios siguen, por deducción, dentro del entorno. Aquello y más atormenta a Maduro, quien le tuvo terror a los actos del 24 de junio y también al desfile del 05 de julio. Entiende el ahora gobernante de facto que su pretendida solidez en el Palacio de Miraflores bajo las actuales condiciones, sigue siendo débil. Tan débil que aunque lo niegue Diosdado Cabello, en Barbados se produce un proceso de negociación en donde el tema central es un proceso electoral que permita el retorno al sistema democrático, arrebatado desde el momento mismo en el que se produjeron las elecciones de mayo de 2018.

Ahora Maduro corre con las consecuencias de haber iniciado un camino que aunque le garantizó el poder, no le garantiza la paz. Y menos el sueño.





 

Comentarios

comentarios