Connect with us

Internacionales

Los republicanos se suman a los ataques de Trump al sistema de justicia

Trump llamó “matones” a los miembros del comité bipartidista de la Cámara de Representantes que investigó el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas/AP/Foto: AP.- Adoptando la estrategia de Donald Trump de culpar al sistema de justicia estadounidense tras su histórico veredicto de culpabilidad , los republicanos en el Congreso se están alistando fervientemente en su campaña de venganza y retribución política en el intento del Partido Republicano por recuperar la Casa Blanca.

Lea también: Venezolanos en Perú podrán actualizar datos ante el Saime en jornada especial

Casi ningún funcionario republicano se ha alzado para sugerir que Trump no debería ser el candidato presidencial del partido para las elecciones de noviembre; de ​​hecho, algunos han tratado de acelerar su nominación. Pocos se atrevieron a defender la legitimidad del tribunal estatal de Nueva York que conoció el caso de dinero secreto contra el ex presidente o los 12 jurados que emitieron su veredicto por unanimidad.

De hecho, cualquier republicano que expresara dudas sobre la inocencia o la viabilidad política de Trump, incluido su exasesor de seguridad nacional de línea dura, John Bolton, o el candidato de primer nivel al Senado, Larry Hogan , de Maryland, fue instantáneamente intimidado por los ejecutores del expresidente y le dijeron que "dejara el partido". .”

La representante Marjorie Taylor Greene, republicana por Georgia, dijo que votará por Trump “ya sea un hombre libre o un prisionero del régimen de Biden”.

Protestas de los republicanos

También publicó la bandera estadounidense invertida que ha llegado a simbolizar el movimiento “Stop the Steal” que Trump inició con sus aliados antes del ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de Estados Unidos.

Advertisement

El compromiso rápido, estridente y cada vez más profundo con Trump a pesar de su condena por un delito grave muestra cómo los líderes y legisladores republicanos han sido infundidos con sus quejas infundadas sobre un sistema “amañado” y conspiraciones peligrosas de un gobierno “armado” en sus propios ataques contra el presidente Joe Biden y los demócratas.

En lugar de evitar el lenguaje cada vez más autoritario de Trump o asegurarse de que proporcionen controles y contrapesos para un segundo mandato de Trump, los senadores y representantes republicanos están recuperando la fe de larga data en la gobernanza estadounidense y sentando las bases para lo que planean hacer si Trump recupera el poder.

El viernes, el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jim Jordan, republicano por Ohio, exigió que los fiscales Alvin Bragg y Matthew Colangelo comparecieran en una audiencia en junio sobre la “militarización del gobierno federal” y “el enjuiciamiento político sin precedentes” de Trump, a pesar de que Biden, como presidente, no tiene autoridad sobre los tribunales estatales de Nueva York.

"Lo que nos estamos preparando es que si Trump gana, utilizará el aparato del Estado para atacar a sus oponentes políticos", dijo Jason Stanley, profesor de Yale y autor de "How Fascism Works".

Elecciones presidenciales

Stanley dijo que la historia está llena de ejemplos de personas que no creen en la retórica de los autoritarios. “Cree lo que dicen”, dijo. "Literalmente te está diciendo que va a utilizar el aparato del Estado para atacar a sus oponentes políticos".

Advertisement

El viernes en su Torre Trump en Nueva York, el expresidente volvió a los tipos de ataques que ha presentado repetidamente en sus discursos de campaña, retratando a Biden como una nación “corrupta” y a Estados Unidos como una nación “fascista”.

Trump llamó “matones” a los miembros del comité bipartidista de la Cámara de Representantes que investigó el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos y dijo que Biden era un “candidato manchuriano”, frase inspirada en la película de los años 60 que retrata a un títere de un enemigo político estadounidense.

Un memorando de la campaña de Trump contenía temas de conversación para los legisladores republicanos, sugiriendo que calificaran el caso de “farsa”, “engaño”, “caza de brujas”, “interferencia electoral” y “guerra legal” diseñada por Biden, a quien calificó de “torcido”.

Problemas con Hunter Biden

Biden no enfrenta tales cargos, y los esfuerzos del Partido Republicano de la Cámara de Representantes para acusar al presidente por los negocios de su hijo Hunter Biden se han estancado en gran medida. Hunter Biden deberá comparecer ante el tribunal la próxima semana por un cargo de armas de fuego no relacionado en Wilmington, Delaware.

Joe Biden dijo el viernes que “es imprudente, peligroso, irresponsable que cualquiera diga que esto está amañado sólo porque no le gusta el veredicto”.

Advertisement

Cuando se le preguntó más tarde en la Casa Blanca si esto le podría pasar a él, Biden dijo: “En absoluto. No hice nada malo. El sistema todavía funciona”.

En cuanto a las afirmaciones de Trump de que el caso está siendo orquestado por el presidente demócrata para perjudicarlo políticamente, Biden bromeó: "No sabía que era tan poderoso".

En el caso del dinero para guardar silencio, Trump fue declarado culpable de intentar influir en las elecciones de 2016 falsificando el pago a una actriz porno para enterrar su historia de una aventura. Se enfrenta a otras tres acusaciones de delitos graves , incluido el caso federal por su esfuerzo por anular las elecciones de 2020.

Veredicto de Trump

El veredicto del jueves se produjo después de que un jurado en 2023 determinara que Trump era responsable de abuso sexual contra el columnista de asesoramiento E. Jean Carroll y un juez en un caso de fraude empresarial de 2024 determinó que Trump mintió sobre su riqueza durante años y le ordenó pagar la asombrosa suma de 355 millones de dólares. en penales.

Casi en bloque, los republicanos en el Congreso que hablaron brindaron una voz singular para Trump.

Advertisement

El portavoz Mike Johnson en “Fox & Friends” amplificó la afirmación, sin pruebas, de que los demócratas están tratando de perjudicar a Trump. Johnson, republicano por Luisiana, dijo que cree que la Corte Suprema debería “intervenir” para resolver el caso.

"Conozco personalmente a muchos de los jueces de la corte, creo que están tan preocupados por eso como nosotros", dijo Johnson.

El líder republicano saliente del Senado, Mitch McConnell de Kentucky, dijo que esperaba que Trump ganara el caso del dinero secreto en la apelación, pero los tres senadores que buscaban reemplazar a McConnell como líder se hicieron eco de Trump con críticas más fuertes al sistema judicial.

El senador de Dakota del Sur, John Thune, dijo que el caso tenía “motivaciones políticas”. El senador de Texas John Cornyn calificó el veredicto como “una vergüenza”. El senador Rick Scott de Florida dijo que todos los que se autodenominan líderes de un partido “deben ponerse de pie y condenar” lo que llamó “interferencia electoral ilegal”.

La senadora Susan Collins, republicana de Maine conocida como líder bipartidista, dijo que el fiscal “presentó estos cargos precisamente por quién era el acusado y no por ninguna conducta criminal específica”.

Advertisement

Nominación a los comicios

Dado que la sentencia en el caso del dinero secreto se espera para julio antes de la Convención Nacional Republicana, el representante republicano Chip Roy de Texas dijo que el Partido Republicano debería adelantar la convención para acelerar la nominación de Trump como la elección presidencial del partido.

El defensor judicial republicano Mike Davis, un ex alto asistente del Senado mencionado para un futuro puesto en la administración Trump, hizo circular una carta que describe los próximos pasos.

“Queridos republicanos”, dijo en una publicación del viernes. Si su respuesta al veredicto de culpabilidad fue “debemos respetar el proceso” o “tenemos demasiados principios para tomar represalias”, sugirió que hicieran dos cosas: una era un insulto y la otra: “Abandonar el partido”.

El senador Mike Lee, republicano por Utah, hizo circular su propia carta en la que sugería que fue la Casa Blanca la que “se burló” del Estado de derecho y alteró la política de manera “antiestadounidense”. Él y otros senadores amenazaron con paralizar los asuntos del Senado hasta que los republicanos tomen medidas.

“Aquellos que convirtieron nuestro sistema judicial en un garrote político deben rendir cuentas”, dijo Lee.

Advertisement




Tendencias