article-thumb
   

Los tentáculos de Diosdado en el INH que favorecieron finanzas de empresarios “enchufados”

El Cooperante

Caracas, 06 de diciembre.- El Instituto Nacional de Hipódromos no escapa de la corrupción que ha minado la mayoría de las instituciones del Estado.

Lea también: INH, el ente “sin control” que ha tenido nueve presidentes sin que concreten la liquidación

Según publicó la periodista Maibort Petit, el INH fue entregado en concesión  a la empresa privada IP Tote, propiedad de José Ángel Silva. Supuestamente, la jugada hípica semanal, cuyos montos son un misterio total, es manejada con opacidad y discrecionalidad por los dueños de “IP Tote, C. A.” desde Barquisimeto, estado Lara, donde curiosamente no existe actividad hípica.

En Pymes Venezuela, la empresa describe su razón social  es IP Tote Venezuela, C.A., con sede en la Urbanización El Rosal, avenida Francisco de Miranda, Edificio Centro Seguros Sudamérica, Pent House PH-C, en el Municipio Chacao en Miranda y  que cuenta con 15 trabajadores.
Allí  se lee que “el objeto principal de la compañía será la operación, administración y explotación de juegos y la apuesta hípica dentro y fuera de los hipódromos, así como la distribución, venta, control y administración de todo tipo de juegos de envite y azar permitidos por la Ley”.  Además de José Ángel, Raúl  Artigas Ramírez es uno de los propietarios. Ambos, según información confidencial,  habrían comprado el hipódromo privado “Rancho Alegre” de Ciudad Bolívar, el cual permanecía inactivo y repentinamente reinició carreras mientras los de Valencia y Maracaibo continúan cerrados y el de Caracas se mantiene en terapia intensiva.
Silva estaría operado del 50% de de las acciones de “Rancho Alegre”, cuya administración de 600 purasangre está a cargo d el médico venezolano Mateo Meo Pollino quien también tiene relación con la hípica de República Dominicana.  Artigas Ramírez es dueño de
Datos Integrados (Dinsa, S.A)   una empresa domiciliada en Barquisimeto cuyo objeto es  “la creación, diseño, fabricación, promoción y comercialización al mayor de productos de loterías y de otros juegos lícitos, ya fueren estos impresos, mecánicos, electrónicos o computarizados, así como la asesoría, la representación y la administración de empresas nacionales o extranjeras especializadas en las instalaciones y operaciones de sistemas de juegos de loterías”.
En pocas palabras, la trama se trataría de una  privatización enmascarada que ha dejado en manos de las citadas Dinsa, S.A. e IP Tote, C.A., el manejo de la jugada hípica en el país. Pero este complot de poder estaría el constituyente Diosdado Cabello ya que, cuando Antonio “El Potro” Álvarez era ministro del Deporte,  designó a Fernando Valentino Monsantos como Director General del Instituto Nacional de Hipódromos (INH) en 2014. Valentino, en paralelo, asumió las riendas de la Superintendencia Nacional de Actividades Hípicas, Sunahip. Venía de desempeñarse en la Gerencia de Tributos Internos de la Región Central del Seniat.
De esta manera  Cabello lograba hacerse del control del INH, toda vez que tanto Álvarez, como Valentino, forma parte del equipo colaboradores del hoy constituyente.

Comentarios

comentarios