article-thumb
   

Los términos de uso y políticas que aceptas cuando usas WhatsApp y no lo sabías

El Cooperante | 18 noviembre, 2018

Caracas.- La mayoría de los usuarios de WhatsApp, la conocida aplicación de mensajería, aceptan una serie de términos de uso y políticas de uso de la plataforma sin pensar, y menos menos leer, ninguna de ellas. Y con WhatsApp, aunque parezca una aplicación inofensiva, tiene bastante peligro.

Lea también – Así puedes crear tus propios stickers y compartirlos en WhatsApp

Según reseña ABC, esta conocida «app» pertenece a Facebook. Aunque la firma se ha comprometido ante las autoridades europeas a no transferir datos entre ambos servicios existe una sombra de sospecha acerca de las posibles líneas rojas que atravisean.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que entró en vigor en mayo, es una norma más garantista que la anterior y establece la necesidad de que las empresas tecnológicas que tratan datos personales deban informar debidamente a los usuarios qué va a hacer con su información. Aunque hay otros sucesos que pueden derivar, por ejemplo, en un cierre dela cuenta.

Según los expertos, WhatsApp tiene la potestad de cancelarle la cuenta a un usuario si miente o utiliza su perfil para fines propagandísticos. “Estamos acostumbrados a aceptar las condiciones de servicio de las empresas sin ser conscientes de que suscribimos un contrato, del que no solemos guardar copia y que regula nuestras obligaciones y derechos a la hora de usar el servicio o exigir compensaciones“, explica en un comunicado Fernando Ruiz-Beato, de RB Ruiz Beato Abogados, firma especializada en derecho.

Como mínimo 16 años

Esta aplicación, recoge en sus políticas de uso -modificadas por cierto con la llegada del RGPD- que los usuarios que residen en un país de Europa, deben tener al menos 16 años de edad para usar los servicios o la mayoría de edad que se requiera en el país para registrarse.

Nada de mentiras

Tampoco, en teoría, se puede usar el servicio, entre otras muchas formas, de modo que “impliquen la publicación de falsedades, declaraciones erróneas o afirmaciones engañosas” o se hagan pasar por otra persona.

“No debes, de manera directa o indirecta, o por medios automatizados o de otro tipo, acceder, usar, copiar, adaptar, modificar, crear obras derivadas de nuestros Servicios, ni distribuir, licenciar, sublicenciar, transferir, mostrar, ejecutar o explotar de otro modo nuestros servicios de maneras inadmisibles o no autorizadas, o de formas que nos afecten, perjudiquen o dañen a nosotros a nuestros sistemas, a nuestros usuarios o a otras personas”, informa la compañía.

Nada de ir a juicio

WhatsApp, en sus términos de uso, recoge también que aceptando las cláusulas en teoría no se debería tener derecho a demanda en un juzgado. “Aceptas librar a WhatsApp de toda obligación, daño, indemnización, pérdida y gasto de cualquier tipo”, dice la plataforma.

¿Cargos e impuestos?

La “app” esconde algunas cláusulas para cubrirse las espaldas, dice el medio español. Están relacionadas con ciertos pagos y cobros del uso del servicio. “Tú eres responsable por los costes del plan de datos de tu operador de telefonía móvil, planes de datos, así como de las demás tarifas e impuestos asociados con el uso de nuestros servicios”, dice WhatsApp

Notificaciones cuando quieran

En teoría, los usuarios deben proporcionar ciertos dispositivos, software y conexiones de datos que la compañía promete que no proporciona a nadie. Sí se acepta descargar e instalar las actualizaciones, ya sea de forma manual o automática. Pero, en cambio, se asume que le enviarán notificaciones por medio de WhatsApp cada cierto tiempo “según sea necesario”.

 

Comentarios

comentarios