article-thumb
   

Los venezolanos se convierten en las nuevas víctimas de grupos armados en Colombia

Marbelys Villalobos | 8 agosto, 2019

Caracas.- Grupos armados han cometido abusos aberrantes contra civiles colombianos y venezolanos en su disputa por el control territorial en el Catatumbo, en el noreste de Colombia, señaló Human Rights Watch en un informe difundido este jueves.

Le puede interesar: Maduro le encargó a Cabello el trabajo de empezar otra purga en la oposición

“Estamos aquí porque en Venezuela hay mucha escasez de comida. Yo tengo 14 años y raspo coca. Hay niños de ocho años que también raspan coca”, es parte del testimonio de un adolescente venezolano que se encuentra dentro del informe, y que revela es parte de la cruda realidad que revela el informe que documenta violaciones de derechos humanos en esa región fronteriza y revela cómo los migrantes venezolanos son carne de cañón de los grupos armados ilegales que los reclutan como “raspachines”, como se conoce a los recolectores de hoja de coca en Colombia.





El documento, que recogió información en abril de 2019 con cerca de 80 fuentes en Cúcuta, relata que muchos venezolanos, en busca de mejores condiciones de vida, están expuestos a los abusos que ocurren en el contexto del conflicto armado que persiste en Colombia.

Los migrantes se someten a labores con cultivos ilegales a cambio de alimentarse. “Vienen a buscar trabajos acá aunque sea por la comida. Estos grupos al margen de la ley los están reclutando con mentiras. Les dicen que les van a dar comida y sueldo”, cuenta una mujer en un video publicado por HRW.

Algunos venezolanos han desaparecido y algunas mujeres y niñas han sido víctimas de violencia sexual, describe el documento, a la vez registra cifras de la Fiscalía de Colombia que reflejan 47 homicidios de ciudadanos venezolanos cometidos en el Catatumbo desde 2017.





No es claro cuántos venezolanos habitan en El Catatumbo, una subregión del departamento de Norte de Santander, en el nororiente de Colombia. Pero según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha), pueden ser al menos 25.000.

En el Catatumbo convergen todos los problemas del conflicto colombiano: aumento de cultivos ilícitos, presencia de grupos armados e inestabilidad en la frontera, adobado con una pobreza histórica. El Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de Naciones Unidas (Simci) señala que Norte de Santander es, con 33.598 hectáreas que representan el 20 % del total nacional, el segundo departamento con mayor extensión de narcocultivos.

El informe de 69 páginas documenta asesinatos, desapariciones, crímenes de violencia sexual, reclutamiento de niños como soldados y desplazamiento forzado cometidos por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército Popular de Liberación (EPL) y un grupo que surgió de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Los grupos armados intentan controlar a la población a través de amenazas, incluso contra líderes sociales y defensores de derechos humanos. Varios de ellos han sido asesinados. Las víctimas de estos aberrantes abusos incluyen a venezolanos.

El documento será entregado este jueves al presidente Iván Duque por parte del director de Human Rights Watch para las Américas, José Miguel Vivanco, y contiene una serie de recomendaciones para atender la crítica situación de derechos humanos que vive esta región.

Comentarios

comentarios