article-thumb
   

Luis Vicente León: la oposición tiene una oportunidad de oro el 16 de noviembre

Reinaldo Villanueva | 12 noviembre, 2019

Caracas.- El presidente de Datanálisis Luis Vicente León consideró este martes que después de los acontecimientos en Bolivia, la oposición venezolana tiene una “oportunidad de oro” en la marcha del próximo 16 de noviembre para motivar a los ciudadanos del país a superar la apatía.

Le puede interesar: Guaidó intenta reoxigenar la calle rumbo al 16-N

“En un momento en que la oposición se acerca a su convocatoria de calle el 16/11, necesita conectores y motivadores para superar la apatía que embarga a la sociedad, pese a su deseo de cambio. Algo puede encontrar en la simbología boliviana, si la utiliza correctamente”, escribió León a través de su cuenta de Instagram.





Asimismo, alertó que los recientes eventos políticos en Bolivia pueden servir como una especie de guía para que el régimen de Nicolás Maduro vea cuáles fueron los puntos débiles que no permitieron que Morales se mantuviera en el poder.

Sin embargo, para el economista si la Fuerza Armada venezolana se deslinda de Gobierno de facto de Maduro o se mantiene neutral en medio de una “convulsión social” que promueva la salida del oficialismo: “Los riesgos de ruptura y salida del poder se agigantan, por lo que es vital para el Gobierno controlar su relación militar como sea”.

Además, consideró que para un régimen autocrático, “el momento electoral es una caja negra”. “Si un líder no representa una contundente mayoría, burlar al pueblo en un “momentum” electoral siempre constituye un peligro de explosión social y de pérdida de equilibrios políticos, que pueden desembocar en una salida del poder, como el caso reciente de Evo o el emblemático de Fujimori en Perú”, agregó.





“Aprendieron que mientras menos expuesto a elecciones esté un Gobierno de esas características, menos riesgos corre y hará todo lo posible por evitarlas”, explicó.

Por último, señaló que los mandatos poco democráticos han aprendido que tienen que estar “dispuestos a todo” para sostenerse en el poder, y eso implica tener “capacidad represiva”.

View this post on Instagram

La reacción del gob revolucionario venezolano a los eventos politicos de Bolivia, será protegerse, cuanto antes, de los puntos débiles que lucen evidentes en el fracaso de Evo para sostenerse en poder. Los más evidentes son: 1) El compromiso militar. Resulta obvio que si ese sector se desmarca del gobierno o incluso si se manifiesta neutral, en medio de una convulsión social que promueve la salida del gobierno, los riesgos de ruptura y salida del poder se agigantan, por lo que es vital para el gob controlar su relación militar como sea. 2) Para un gobierno autocrático, el momento electoral es una caja negra, siempre peligrosa, incluso cuando parece controlar todos los hilos del poder institucional. Si un líder no representa una contundente mayoría, burlar al pueblo en un “momentum” electoral siempre constituye un peligro de explosión social y de pérdida de equilibrios políticos, que pueden desembocar en una salida del poder, como el caso reciente de Evo o el emblemático de Fujimori en Perú. Aprendieron que mientras menos expuesto a elecciones esté un gobierno de esas características, menos riesgos corre y hará todo lo posible por evitarlas. 3) La capacidad represiva. El aprendizaje para los gobiernos duros es que no tienen vuelta atrás. Si no están dispuestos a todo para sostenerse en poder, suelen no sostenerlo. Por su parte, la oposición venezolana tiene frente una oportunidad de oro y un riesgo monumental. Aunque las condiciones de ambos países no son comparables, el éxito de la protesta popular y la acción social en Bolivia representa un símbolo de lucha y esperanza para la oposición venezolana. En un momento en que la oposición se acerca a su convocatoria de calle el 16/11, necesita conectores y motivadores para superar la apatía que embarga a la sociedad, pese a su deseo de cambio. Algo puede encontrar en la simbología boliviana, si la utiliza correctamente. Es su forma de llegar al tan necesario: “Si se puede” que re motive a la gente a participar para defender sus derechos ¿El riesgo? que el impacto motivador de Bolivia se difumine, el gobierno se apeltreche y la convocatoria del 16 se quede en más de lo mismo, causando más decepción en la gente.

A post shared by Luis Vicente Leon (@luisvleon) on

Comentarios

comentarios