Connect with us

La Lupa

Luis Vicente León: "Si la oposición no negocia terminará pulverizada y sin relación con las masas"

"La oposición no puede llegar a la mesa como en el pasado, diciendo Maduro vete ya, sin que existiera una amenaza creíble", dice León

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas / Foto Portada: Cortesía.- Tras semanas de rumores sobre la reanudación del diálogo entre delegados de Nicolás Maduro y la Plataforma Unitaria, finalmente este miércoles surgió "humo blanco" Fue el presidente de Colombia, Gustavo Petro quien anunció que será este fin de semana cuando ambos grupos retomen formalmente las rondas de negociación que están pausadas desde el 16 de octubre de 2021. Se ha dicho que la liberación de fondos de Venezuela en el exterior, que hoy están congelados y que serán destinados a palear la crisis humanitaria compleja, es el punto de partida para esta nueva etapa. Sin embargo, tras el anuncio hay un sin fin de elementos que analizaron este jueves el analista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León y la directora de la organización Rediálogo, Alba Purroy.

Lea también: Diálogos entre el chavismo y la oposición se reiniciarán el 25 de noviembre

"Este 25 y 26 de Noviembre se reinician los diálogos entre el gobierno de Maduro y la oposición venezolana", escribió Petro en su cuenta de Twitter, este miércoles. A mediados de noviembre, Petro, quien se reunió con ambas delegaciones en París, indicó que propuso varios puntos claves para "revitalizar" la mesa de diálogo.

Pero la negociación debe verse desde un sentido más amplio. León destacó que el proceso de negociación que inició en abril de 2021, ha sido muy complejo porque no están conversando amigos, sino contrincantes políticos y además, los temas de la agenda no son nada sencillos: sanciones, condiciones políticas, electorales e inhabilitaciones, entre otras.

"De entrada, debemos entender que estos procesos siempre son muy complejos. No están negociando dos amigos, sino adversarios, y las cosas que discuten son complejas, la primera etapa siempre es de medición de fuerzas. La gente debe entender que una negociación solo se dará cuando las dos partes están dispuestas a ceder y ganar algo. Cuando están buscando ganar algo, si no estás dispuesto a ceder, no puedes avanzar", declaró vía telefónica a El Cooperante.

Advertisement

En primer término, ambas delegaciones están midiendo fuerzas y el poder de la negociación. Analizando qué tiene cada quien que le interesaría al otro porque "la oposición no puede llegar a la mesa como en el pasado, diciendo Maduro vete ya, sin que existiera una amenaza creíble.

"Esto toma tiempo, puede demorar muchísimo tiempo porque cada quien cuida sus cartas y podría demorar muchísimo tiempo esta etapa. Ahora, la oposición y el Gobierno han medido fuerzas y han entendido que hay un elemento clave: Maduro tiene una fuerza que no se estaba reconociendo y que al final de cuentas, controla el poder, las instituciones y las sanciones que son las variables con las que se ha jugado para tratar de debilitarlo o presionarlo a negociar o salir y rescatar la democracia, finalmente no son una fuente real de solución de problemas, y Maduro ha ido como adaptándose a ellas y fortaleciendo su poder de control", observó.

León aseguró que en esta etapa, Maduro se siente "fortalecido", pero también quiere legitimarse a nivel internacional y eso pasa por la negociación de México y obtener una eventual victoria en las presidenciales. Sin embargo, tiene problemas de caja porque al vender el crudo con descuento a China, pierde ingresos por lo que su política de estabilización macroeconómica se ve restringida.

Por su parte, después de tantos años, la oposición ha entendido que su capacidad con fuerza para provocar un cambio político y la salida de Maduro del poder no es suficiente. "Es mentira que Maduro está entre las cuerdas y que la oposición tiene la fuerza para sacarlo. Si se queda sin terminar de negociar con él, por lo menos cosas intermedias -como un acuerdo Social- que le permita ganar terrenos políticos, avanzar y sobre todo, atender necesidades fundamentales de la población no tendrá muchas mejores oportunidades. Si eso no ocurre, la oposición seguirá pulverizada, sin relación con las masas, sin avance y sin ninguna posibilidad real de provocar un cambio", sentenció.

Directora de la organización Rediálogo, Alba Purroy. Foto: Cortesía.

¿Qué esperar del Acuerdo Social?

Según reportó la agencia Reuters durante el mes de octubre, “los enviados de la oposición discutieron el paquete de ayuda con funcionarios estadounidenses durante sus reuniones en Washington. Los funcionarios estadounidenses también se acercaron al gobierno de Maduro sobre el tema”. La información a la que tuvo acceso la agencia señalaba que el Acuerdo Social incluiría la liberación -por parte de EEUU- de tres mil millones de dólares congelados, hasta la fecha no existe precisión sobre el monto total del que puede disponerse, la forma en que serían distribuidos estos recursos, el tiempo de implementación o los mecanismos de control que se utilizarían.

Entre tanto, este mismo miércoles, fuentes dijeron a Bloomberg que las conversaciones incluirán condiciones para las elecciones presidenciales de Venezuela en el 2024 y podrían desbloquear 2 700 millones de dólares de fondos gubernamentales actualmente congelados por las sanciones.

Advertisement

Sobre este punto, El Cooperante consultó a la directora de Rediálogo y promotora del Foro Cívico, Alba Purro. Señala que Estados Unidos tiene un peso muy importante en estas negociaciones ya que es garante de que se active prontamente y que el Acuerdo Social se concrete lo más rápido posible "por el bien de la ciudadanía, por el bien de las personas más sensibles y vulnerables, los que se llevan la peor parte de la crisis humanitaria compleja".

A su juicio, estos fondos, sean 3 000 o 2 700 millones de dólares, deberían ir destinados a atender los temas más urgentes: salud -nutrición y asistencia- pero también la crisis educativa. "De manera tal, que estos fondos deberían atender en primera instancia estos elementos, pero sin duda, se hace necesario que estos fondos para atender la crisis humanitaria no sean solamente para lo asistencial, sino que ojalá pueda dedicarse parte de estos fondos al tema de desarrollo y paz".

"Que no sean solamente para el tema asistencial que es la urgencia, sino que pudieran ser usados a generar capacidades para el desarrollo de estas poblaciones afectadas y generar soluciones a largo plazo. Ojalá quienes forman parte de este proceso dirijan la vista a a la búsqueda de acuerdos, consensos y relaciones que garanticen que estas poblaciones puedan transitar a unas situaciones más seguras y con mayor nivel de justicia social. Porque si solo se usa para el tema asistencial, los mantendremos pero no le daremos oportunidades de desarrollo que le permitan, a la larga, ser independientes".

¿Qué le hace falta al diálogo?

La negociación en México se paralizó tras la extradición del empresario colombiano y presunto testaferro de Nicolás Maduro, Álex Saab. El chavismo se apartó hasta que su exigencia de integrar al colombiano en el diálogo no fuese cumplida. Los días se convirtieron en meses y pese al exhorto de la delegación de la Plataforma Unitaria de que estaban listos para avanzar, no fue hasta mayo de 2022, cuando una foto que mostraba un cálido apretón de manos entre el opositor Gerardo Blyde y el presidente de la Asamblea Nacional de mayoría oficialista, Jorge Rodríguez, anunció al país que se reanudaría el proceso.

Después de eso, ambos jefes de delegación han sostenido encuentros ante la comunidad internacional como en el Foro de París sobre la Paz, el pasado 13 de noviembre.

En este contexto, Luis Vicente León aseguró que han avanzado bastante en acuerdos en torno al tema social, pero aún faltan otros elementos.

Advertisement

"Hemos avanzado muchísimo en términos de la negociación entre el gobierno y la oposición. Creo que también el gobierno de Joe Biden está preparado, sobre todo para dos cosas iniciales: la flexibilización petrolera y el tema del uso de recursos de Venezuela en el exterior pero que estos sean usado para la atención de problemas sociales, sin dárselos al Gobierno. Eso está muy avanzado y yo creo que de aquí a unos tres meses se verá un avance mucho más notable en ese sentido".

Pese al avance en la negociación, acentuó que la oposición depende básicamente de lo que pueda dar Estados Unidos.

"Es Estados Unidos el que puede dar el place de negociar o no, porque la oposición no tiene nada en su mano, la oposición es un derivado, es Estados Unidos el que tiene el poder de levantar las sanciones o el reconocimiento internacional. Y EE .UU. podría actuar, pero antes debe resolver problemas en su política interna".

En este punto, estimó que Biden entiende mucho mejor que Donald Trump la importancia de reinsertar a Venezuela en el mercado energético, pero no es fácil hacerlo.

"Tiene que ver cómo lo hace porque lo debe validar alrededor de una negociación entre la oposición y Maduro, porque de lo contrario se vería como decisión unilateral de Estados Unidos hacia Venezuela o a Maduro y esto podría ser muy complicado desde el punto de vista político en las alas más radicales", argumentó.

Advertisement

Para Purroy, es necesario que el diálogo de México en esta nueva etapa cumpla con algunas exigencias que se le hicieron desde la sociedad civil: que se garantice la presencia de mujeres, mujeres diversas y que estas lleven un mensaje de perspectiva de género a ese espacio de tomas de decisiones.

Y que estas mujeres tengan igualdad de condiciones de participación política, es decir, que "estas mujeres sean consideradas en igualdad de condiciones que los hombres que están, que las anteceden o que las van a seguir".



Tendencias