article-thumb
   

Madre de Pernalete a dos años del asesinato: “Sus palabras retumban como esperanza”

El Cooperante | 26 abril, 2019

Caracas.- Elvira Llovera, madre de Juan Pablo Pernalete (20), joven opositor asesinado durante una protesta antigubernamental el 26 de abril de 2019, dijo que las palabras de su hijo, dos años después de su muerte, “retumban como una esperanza” que honrará hasta conseguir la justicia y la paz.

Lea también: En video: los detalles que se conocen sobre la nueva detención del diputado Gilber Caro

“Tus ideales siguen siendo referente de lucha de un país que no se doblega, que no está dispuesto a perder”, dijo la madre del joven, quien era estudiante de la Universidad Metropolitana, en una publicación en su cuenta en Instagram.

Llovera también compartió parte del discurso del embajador venezolano designado por la Asamblea Nacional ante la Organización de Estados Americanos, Gustavo Tarre Briceño, en el que recordó una frase que Pernalete había compartido en su cuenta en Twitter:

“Algunas veces se gana. Otras veces se pierde, pero hoy no estoy dispuesto a perder”.

En medio de una protesta en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, Pernalete cayó herido en una zona de Altamira, en Caracas, luego de haber sido impactado en el pecho fuertemente por un objeto en el pecho, que se presume fue una bomba lacrimógena. Minutos después, falleció en la sede de Salud Chacao, donde se le intentó prestar la ayuda médica.

La oenegé Provea recoge que el diario Últimas Noticias, el 28 de abril de 2017, publicó en primera plana que una autopsia descartó la muerte por lacrimógena. En el artículo, los periodistas Eligio Rojas y David Rondón afirmaron que la Unidad de Criminalística del Ministerio Público había realizado la necropsia, en la que se concluyó:

“De manera preliminar concluyen que el muchacho presenta un tatuaje (herida) en la tetilla izquierda similar al que deja ‘una pistola de perno cautiva’, explicó una fuente judicial. Dicha arma se usa para el aturdimiento de animales; trabaja con aire a presión y a corta distancia, detalló. El muchacho recibió el impacto a quemarropa. ‘Un golpe seco que no dejó una gran herida porque el arma usada no tiene bala; el perno salió y retornó'”.

Comentarios

comentarios