article-thumb
   

Maduro destituye al ministro de Salud en medio de un paro nacional indefinido de enfermeras

El Cooperante | 26 junio, 2018

Caracas/Foto: Henry Delgado.- El gremio de enfermeras comenzó este lunes un paro indefinido en todo el país, luego de una reunión con el Colegio de Enfermería de Caracas que llamó a todo el personal asociado a unirse a la protesta para exigir aumento salarial y la dotación de equipos, insumos y medicinas en todos los hospitales.

Lea también – Crónica de una crisis anunciada: la triste labor de hacer mercado en Venezuela (+Fotos)

Esto, originó el despido del ministro de Salud, Luis López, a quien el presidente Nicolás Maduro lo reemplazó por un médico fisiatra. El anuncio del cambio ministerial a través de su cuenta de Twitter. “He designado en esta tarea a un profesor universitario, médico fisiatra, profundamente humanista. Carlos Alvarado, es nuestro nuevo ministro de Salud”, escribió en la red social.





Este, fue el segundo despido en menos de una semana, ya que López había sido destituido como presidente del Instituto Venezolanos de los Seguros Sociales (IVSS), cargo en el que había quedado encargado tras la remoción de Carlos Rotondaro, recordó ABC. Aunque Maduro se hizo el loco y no mencionó el verdadero motivo, en su cuenta de Twitter, dijo que la designación se hizo para “avanzar en un sistema integrado de salud que incluya desde la atención primaria hasta la distribución de medicamentos a la población”.

Lea también – Alvarado González, el impulsor de la medicina comunitaria que reemplaza Luis López en MinSalud


Ivón Mujica, enfermera del Pérez Carreño y con más de 30 años de servicio, expresó a El Nacional que su quincena solo le alcanza para comprar dos plátanos y que además la directiva del centro de salud no la jubila porque alega que no hay recursos para pagarle.

Nuestra quincena solo dura el tiempo que estoy en el trabajo; cobro 650.000 bolívares quincenales y no puedo ni comprarme un par de zapatos; es decir, mi sueldo no llega ni a 10% de lo que cuesta un par de zapatos que necesito para venir a trabajar”, señaló por su parte Rebeca Echezuría, enfermera del Hospital Clínico Universitario.

“Nosotros creemos que el presidente de la República, al aumentar el salario mínimo, debería tomar en cuenta el artículo 91 de la Constitución que dice que todo trabajador tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad, y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Y que debe ser ajustado cada año, pero tomando como referencia el costo de la canasta básica y nosotros, los trabajadores del sector salud, seguimos en la misma situación de pobreza extrema”, dijo Ana Rosario Contreras, presidente del Colegio de Enfermeras de Caracas.

Al paro nacional indefinido se sumaron los trabajadores de los hospitales Universitario de Caracas; Lídice, Oncológico Luis Razzetti, Los Magallanes de Catia, Hospital Vargas, El Algodonal y la Maternidad Santa Ana. La Concepción Palacios los apoya, dijo, pero no salieron a la calle porque varios grupos violentos los han amenazado.

Comentarios

comentarios