Connect with us

Nacionales

López Rivera ya está en la calle: Maduro incumplió promesa de liberar a Leopoldo

Publicado

/

Caracas, 17 de mayo.- El independentista Oscar López Rivera, de 74 años, que en enero recibió el perdón de Barack Obama, tras más de 30 años en la cárcel, y que estaba aislado desde febrero en casa de su hija en San Juan de Puerto Rico, consiguió este miércoles la libertad plena. El hecho se produjo mientras los venezolanos esperaban que el presidente Nicolás Maduro cumpliera con su promesa de liberar al coordinador nacional de Voluntad Popular, Leopoldo López.

A partir de las 8:00 de la mañana (hora local) López cumplió con la condena impuesta en 1981 a 55 años de cárcel, que hubiera supuesto la libertad de López en 2051, pero a tres días de abandonar la Casa Blanca, Obama le concedió en enero pasado el perdón.

Lea también: ¡Reculó! Maduro: comentario sobre López Rivera y Leopoldo fue “jocoso”

El 5 de enero de 2015 el jefe de Estado venezolano afirmó que contemplaría liberar a Leopoldo López, si Estados Unidos se comprometía a liberar al puertorriqueño Rivera. “La única forma de que yo usaría las facultades presidenciales para liberarlo (Leopoldo López)  es para montarlo en un avión que vaya a los Estados Unidos, lo deje allá y me entreguen a Óscar López Rivera; pelo a pelo, hombre a hombre”, sostuvo Maduro en aquella oportunidad.

Sin embargo, el pasado 17 de enero reculó y señaló que fue “jocoso” el comentario hecho sobre ambos dirigentes políticos. “El caso de este señor (Leopoldo) López, más allá del comentario jocoso que hice en su momento, está en manos de la justicia venezolana”, dijo en rueda de prensa con medios nacionales e internacionales.

Le puede interesar: ¿Cumplirá? El día que Maduro prometió liberar a Leopoldo López a cambio de Óscar López Rivera

López Rivera se sumó en 1976 a las FALN, una formación que en la década de 1970 cometió actos de sabotaje para favorecer la independencia de Puerto Rico, en especial en el área de Chicago. Fue detenido en 1981 y sentenciado a 55 años de cárcel por los cargos de conspiración sediciosa contra Estados Unidos, uso de la fuerza en robo, transporte de armas y de explosivos con la intención de destruir propiedad gubernamental. Sumó a su condena 15 años en 1991 por un intento de fuga, y en 1999 se negó a aceptar un indulto.

Advertisement

Con información de EFE.



Tendencias