article-thumb
   

Maduro no puede con la escasez

Admin

Laline Luna. – Ni la activación de captahuellas, ni la venta por número de cédula, tampoco la presencia de funcionarios policiales en supermercados, mucho menos la limitación en venta de artículos, ni metiendo en cintura a los buhoneros; ha permitido al jefe de estado venezolano, Nicolás Maduro, frenar la escasez, ni la reventa, de alimentos y productos de aseo personal.

En un recorrido realizado por el equipo de EsElEco.com por establecimientos como Central Madeirense, Unicasa, Abastos Bicentenarios y Autormercados Plazas se observó que las neveras para las carnes estaban vacías, así como los estantes de las harinas, atún, azúcar y leche. Tampoco había productos de limpieza.

La cacería de alimentos regulados no cesa

Mujeres, hombres y ancianos apostados en las afueras de supermercados en Caracas, coinciden  en que “es un viacrucis hacer mercado”, al tiempo que denuncian que los “bachaqueros” son los que hacen su agosto comercializando los productos.

“Ya ni trabajar tranquilo se puede por estar pendiente donde llega la comida”, dijo Virginia Lozano, mientras esperaba en la fila para entrar al Central Madeirense, donde había detergente y harina.

De mal en peor. “Aquí nada ha mejorado, las colas este año están peor. Las medidas de Maduro no han servido. Hacer cola y pasar parte del día en ella ya es costumbre para los venezolanos”, aseveró Florencia Márquez, quien tenía hora y media esperando en Automercados Plazas, en Los Chaguaramos.

Desde 2010 el desabastecimiento comenzó a sentirse en los alimentos de primera necesidad. En las estadísticas del Banco Central de Venezuela, la escasez en los últimos cuatro años se ubicó de la siguiente manera: 2010; 11%: 2011; 15%: 2012; 22%: 2013; 32%: 2014; 60%.

Comentarios

comentarios