article-thumb
   

Maduro pone bajo la lupa relaciones con países europeos que respaldan a Guaidó

El Cooperante | 5 febrero, 2019

Caracas.-  Más de una veintena de países europeos reconocieron este lunes a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, desafiando a Nicolás Maduro, cuyo gobierno advirtió que revisará las relaciones con las naciones que se “pliegan” a Washington para derrocarlo.

Lea también — Bulgaria se unió al bloque europeo y reconoció Guaidó como presidente encargado de Venezuela

El movimiento coordinado de países como Alemania, España, Francia y Gran Bretaña, entre otros, se produjo después de que expiró el plazo de ocho días que dieron la semana pasada para que Maduro convoque a nuevos comicios presidenciales.





Por otra parte, 11 de los 14 miembros del llamado Grupo de Lima, incluidos Argentina, Brasil y Canadá, reiteraron su apoyo a Guaidó como el líder encargado de Venezuela y pidieron elecciones libres, justas y transparentes.

En una declaración luego de una reunión en Ottawa, instaron a la comunidad internacional a “evitar que el régimen de Maduro realice transacciones financieras y comerciales en el extranjero, que tenga acceso a los activos internacionales de Venezuela y que pueda hacer negocios tanto en petróleo, oro u otros activos”.

Además hicieron un llamado a los militares venezolanos para que manifiesten “su lealtad al presidente encargado en su función constitucional de Comandante en Jefe”, así como permitir el ingreso y tránsito en Venezuela de ayuda humanitaria.





México, un miembro del Grupo de Lima que se opone a medidas para la salida de Maduro del poder, se ausentó de la cita en Ottawa.

Grupo de Lima en Ottawa.

 

La medida europea aumenta la presión para que Maduro abandone el poder, que sus críticos dicen que “usurpa” tras unas controversiales votaciones presidenciales en mayo de 2018.

La Unión Europea (UE) también está evaluando imponer sanciones contra el Gobierno de Maduro, pero no ha discutido un embargo petrolero, explicó el lunes el ministro de Relaciones Exteriores de Malta.

“Estamos viendo la posibilidad de más sanciones. Nuestra intención es que haya más sanciones sobre ciertos individuos, más que contra sectores que podrían afectar a la población”, dijo Carmelo Abela a Reuters tras una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la UE en Bruselas.

Poco después, el gobierno venezolano expresó su rechazo a la decisión adoptada por los países europeos a los que acusó de alinearse con la estrategia de Washington.

La cancillería venezolana expresó, en un comunicado, que Miraflores “revisará integralmente las relaciones bilaterales con esos gobiernos a partir de este momento, hasta tanto se produzca una rectificación que descarte su respaldo a los planes golpistas”.

Guaidó, en tanto, agradeció el espaldarazo. “Bienvenido ese apoyo y sobre todo la claridad meridiana de los pronunciamientos del día de hoy”, indicó en una conferencia de prensa.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, apuntó este lunes que los funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) no participarían en ninguna iniciativa internacional sobre Venezuela para permanecer neutral.

“La Secretaría de Naciones Unidas ha decidido no ser parte de ninguno de estos grupos para dar credibilidad a nuestra continua oferta de buenos oficios a las partes”, agregó.

Un grupo internacional de crisis de 10 a 12 países, conocido como el Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela, celebraría pronto su primera reunión en Montevideo, dijeron diplomáticos.

Maduro había dicho poco antes en un acto militar que “a Venezuela no le pone ultimátum nadie, ni usted señor Pedro Sánchez, ni nadie en el mundo, Venezuela es un país soberano libre”. Reiteró que se mantendrá por los seis años que establece su nuevo mandato iniciado el mes pasado.

Los países europeos se unieron a Estados Unidos, que inmediatamente expresó su respaldo a Guaidó cuando el 23 de enero se proclamó presidente interino en una multitudinaria manifestación.

El gobierno de Maduro califica a Guaidó, un ingeniero de 35 años, como un “títere” de Washington, que impuso severas sanciones a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Con información de Reuters.

Comentarios

comentarios