article-thumb
   

¡Solo no puede! Maduro se juega las elecciones apostando a la figura de un muerto

Admin

El Cooperante.– Diversas piezas comunicacionales de cara a la campaña de las elecciones parlamentarias llevaron el estigma del mandatario fallecido Hugo Chávez, pese a que murió hace casi 3 años.

“El 6 de diciembre gana Chávez”, dice la frase más repetida por el oficialismo.

Los rojos emitieron piezas de propaganda electoral con los discursos en los que Chávez hablaba sobre la fidelidad a la revolución bolivariana, criticaba a los “traidores” y sostenía que los descontentos con el gobierno sólo se dejaban llevar por la confusión, publicaron en DPA.

Las encuestadoras señalan que después de muerto las líneas dictadas por Chávez mantienen vigencia en la memoria de sus seguidores, muchos de los cuales están inconformes con el desempeño de Maduro en el poder.

Especialistas sostienen que en la campaña proselitista el uso de la imagen de Chávez busca cohesionar las filas oficialistas, en un momento en que la popularidad de su sucesor, Nicolás Maduro, sufre una caída severa por la crisis económica en Venezuela.

En ese sentido, el director de la encuestadora Hinterlaces, Oscar Schemel, afirmó que el pueblo venezolano es “culturalmente chavista” y que en la presente situación, de dificultades económicas, la mayoría aspira a una rectificación del modelo de inclusión, no a un cambio de modelo.

En campaña proselitista, Maduro intervino directamente con movilizaciones diarias por el país que fueron transmitidas por la televisión oficial o cadenas de radio y televisión.

Su participación en la campaña mostró el interés del gobernante en mantener el piso político y, diciéndose “hijo” de Chávez, busca asimilar su imagen pública a la del comandante, no sólo en los escenarios desde donde transmite sus discursos casi diarios.

“En estas elecciones los candidatos no son los postulados por el (gobernante) Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), sino Chávez”, dijo a DPA el economista y candidato a diputado por la oposición en Caracas, José Guerra.

Asimismo, admitió que mientras Chávez estuvo vivo la oposición enfrentó muchas dificultades para instalar en la opinión una propuesta de cambio, pero ahora cree que están dadas las condiciones para presentarlo como oferta.

“Preferimos, queremos ‘madurizar’ la campaña”, señaló en referencia al esfuerzo de la oposición para identificar a Maduro como el responsable de los problemas económicos, agudizados por la escasez en los mercados y la inflación galopante.

 “Chávez nunca estuvo en riesgo de perder en 13 años. La oposición no puede ir sobre su discurso, sino que debe buscar una narrativa creíble y poner en juego cosas innovadoras”, señaló por su parte, el especialista en análisis de datos y director de la encuestadora Delphos, Félix Seijas.

Respecto a la intervención de Maduro en la campaña, con apariciones diarias en la televisión y candidatos oficialistas invitados a sus actos, Seijas dijo que el gobernante pone en juego su apoyo popular.

“(Maduro) necesita impulsar al chavismo a la victoria, aunque en algunos casos afecte al propio candidato. Maduro, por supervivencia política, debe estar presente en la campaña. Es necesario en el chavismo porque no hay un sustituto inmediato (dentro del liderazgo). Sin embargo, su nivel de confianza es muy bajo”, expuso.

Desde la oposición confían en que lo que muestran las encuestas se materialice en votos el próximo domingo.

 

 

Comentarios

comentarios