article-thumb
   

Maduro se quitó la careta devaluando el bolívar este martes y así quedó el precio del dólar

Danny Leguízamo | 29 enero, 2019

Caracas/Foto de portada: AFP.- Lo anticipamos este lunes en El Cooperante, en una nota que titulamos “Así fue como Maduro y el BCV terminaron derrotados reconociendo al dólar paralelo”. En ella, señalamos que con la tasa de apertura de Interbanex, que alcanzó los 3 mil 200 bolívares por dólar, el Gobierno de Nicolás Maduro ha terminado por reconocer al dólar paralelo. Al dólar criminal. Y en efecto, según la página del Banco Central de Venezuela, todas las operaciones efectuadas a través del Dicom con fecha valor del martes 29 de enero, se ubican exactamente en 3 mil 299 bolívares por dólar. Es decir, el Gobierno no solamente ha reconocido la tasa del paralelo más que de manera formal, sino que además, ha sobrepasado la tasa de dicho mercado y la de Interbanex.

Le puede interesar: Así fue como Maduro y el BCV terminaron derrotados reconociendo al dólar paralelo

El Gobierno ha decidido quitarse la careta. Atrás quedó el discurso del dólar criminal. Del dólar de guerra que según ellos, no responde a ninguna teoría económica. Ahora, quizás demasiado tarde, cuando ya las presiones de Estados Unidos apuntan a la asfixia absoluta del régimen. Tarde, porque Pdvsa ha declinado su producción en más de un 50% y no hay crédito de China ni poder divino que la pueda rescatar del estado deplorable en el que la dejaron. Tarde, porque ya la hiperinflación -que cerró 2018 en 1,7 millones por ciento- amenaza con escalar entre 10 y 20 millones por ciento al cierre de 2019. Tarde, porque la pobreza alcanzó el 90%. Y tarde, porque el chavo-madurismo ha perdido cualquier posibilidad de crear confianza en el mercado después de sucesivos experimentos fallidos que demostraron ser un ardid para eludir el problema real.





Y el problema real es que no hay oferta de divisas, puesto que desde 1999 hasta 2015 dilapidaron por lo menos un billón de dólares de la renta petrolera. Y no hay nuevas autopistas. Ni hospitales que funcionen. Ni producción nacional. De hecho, no hay prácticamente nada. Es como si un huracán hubiera pasado arrasando con absolutamente todo. Ese es el producto final del chavismo. La nada.

Ahora falta ver cómo se comporta Interbanex. De dónde saldrá la oferta de divisas para su funcionamiento. Y qué banco utilizarán en el exterior para las operaciones. Pero eso es harina de otro costal. Lo hecho, hecho está: Maduro se ha quitado la careta reconociendo de facto y de iure al dólar paralelo.





Comentarios

comentarios