Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

"Maduro visítame" gritan hospitales y cárceles

Que se dirija sorpresivamente a visitar pacientes y presos y les anuncie su respectivo protector. Y que luego ese bojote de protectores se reunan en asamblea con los Generales del Arroz y las Caraotas a ver si entre todos hacen un trueque y dotan a escuelas, carceles y hospitales de alimentos y bebidas

Foto: @NicolasMaduro

Caracas. El error de la visita semiclandestina de Nicolas Maduro a la UCV -de noche, resguardado por escoltas, sin ninguna brújula propia sobre un sitio casi sagrado para quienes estudiamos o han estudiado allí-, se terminó de redondear cuando aseguró ante las cámaras  que le seguían los pasos, que la UCV estaba en ruinas, que parecía el antiguo Retén de Catia. Como si en su gabinete no comulgaran todos los fracasados Ministros de Educación Universitaria, responsables de tener que haber  mantenido a las universidades de todo el país como una tacita de plata. Y los liceos y las escuelas. 

Lea también: "¿Murió México?"

Y ni hablar de los Ministros de Finanzas y afines, quienes han asfixiado progresivamente a las universidades otorgándoles un presupuesto miserable porque la prioridad es el Ministerio de la Defensa y la compra de armas, misiles, municiones y cualquier otro asunto que genere mejores dividendos en eso que llaman "las comisiones", el gran negocio de la venta de armas aquí y en la China.

Que la visita fue un error no solo comunicacional, insisto. Porque semejante metida de pata en términos de marketing político destapó otra vez que no solamente la UCV está en ruinas y que si Maduro tuvo la valentía de violar su autonomía a oscuras para anunciar que el gobierno dispone de dinero para maquillarla, pues debería hacer lo mismo con los hospitales y cárceles, por mencionar solo dos sectores que el chavismo también  ha destruido a martillazos, año tras año. Que debería caerles a medianoche, como aquel famoso Sultán de "Las Mil y Una Noches", para escuchar de viva voz las quejas de los pacientes, médicos y personal de salud o el lamento de presos y familiares. Que comience por el Hospital de Niños J.M de los Ríos, donde no solo no hay tomógrafos,  la alimentación es pésima y los pacientes deben llevar hasta las inyectadoras, como denunció hace poco Elizabeth Suárez ante las redes,  sino que tuvieron los riñones de  prohibir la entrega de algunos alimentos donados por Santi y sus Amigos  para los pacientes y sus cuidadores "quienes en muchos casos no tienen ni que comer y lo que dan el hospital es verdaderamente deplorable", como lo denunció el dirigente  Mauro Zambrano, de la organización Monitor Salud.

Que se dirija  a algunas cárceles, la mayoría de las cuales  -vaya ironía- están mucho peor que el antiguo Retén de Catia. Que escuche por qué las presas en los anexos femeninos de la cárcel de Tocuyito no reciben atención médica y tampoco son tomadas en cuenta para recibir medidas humanitarias, pese a que algunas padecen cáncer, por mencionar un problema "de género", Que vaya al hospital Fenix en Barquisimeto, para que vea a los presos desnutridos, nadando en suciedad, sin programas de ninguna naturaleza, miles de presos que amarían que Maduro apareciera de pronto y prometiera un protector para ellos también.

Aunque tampoco poco seŕia malo que le cayera de sorpresa al Ministerio de Finanzas para ver si averigua cómo se fue degradando el salario de los profesores universitarios, quienes pasaron de ganar el equivalente a 2260 dólares mensuales el año 2001 a percibir ahora 11 dólares por el mismo trabajo a dedicación exclusiva, presupuesto que se achicó a todas las universidades hasta que las dejaron en la ruina. Cifras que seguramente habrań corrido la misma suerte para empleados y obreros, la mayoría de los cuales han preferido no asistir a su labor porque con su salario ya no pueden costear ni el pasaje, mientras profesores y alumnos han seguido el triste camino de la emigración.

En fin, que nombre protectores para todo y que luego ese bojote de protectores se reunan en asamblea con los Generales del Arroz y las Caraotas a ver si entre todos hacen un trueque y dotan a escuelas, carceles y hospitales de alimentos, una ocasión perfecta además para que la protectora Jacqueline Farías explique qué hizo con los 1.550 millones de dólares que prometieron para sanear el rio Guaire y les asegure que esa experiencia le enseñó a administrar mejor los churupos de otro. O no ?





Artículos relacionados

Destacados

Una acalorada discusión se generó el sábado entre una operadora y una inspectora de la Dirección de Sanidad de Fronteras de Argentina, luego de...

Destacados

Lohan quien ha mantenido su relación bajo perfil para no ser una pareja mediática, decidió presumir lo feliz que se siente con su futuro...

Destacados

Los arqueólogos creen que la momia tiene una antigüedad de entre 800 y 1.200 años después de Cristo y presumen que podría pertenecer a...

Destacados

Los niños de 10, 8 y 5 años se encuentran recibiendo atención médica en la Clínica Santa Rosa de la ciudad