article-thumb
   

“Magia negra”: la religión que practica el jefe de la Dgcim y que no permite a sacerdotes acceder a los detenidos

Keysarith Carruyo | 2 agosto, 2019

Caracas.- La periodista especializada en la fuente militar, Sebastiana Barráez, informó que en la sede de Boleita Norte de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) no se les permite el ingreso de sacerdotes o de cualquier índole religioso a la institución penitenciaria.

Le puede interesar: EE. UU. revocó las visas de comandantes de las Faes y la Dgcim

“No se les permite el ingreso de La Biblia, de rosario o estampitas cristianas, menos aún reciben la misa o el culto por parte de algún pastor o sacerdote. Todo lo religioso está vetado”, escribió Barráez en el portal web argentino Infobae.





El cura católico Manuel Chávez, quien fue nombrado por la Capellanía Militar y destacado en la Dgcim, no se encuentra prestando sus servicios porque se encuentra fuera de Caracas -en reposo- por un accidente automovilístico que tuvo hace tres años.

“No he podido reintegrarme a mis labores de servicio porque no me puedo mover. De verdad estoy alejado. Y no sé nada de Caracas”, declaró Chávez, quien está bajo la jurisdicción del Obispo Militar Monseñor Benito Adán Méndez Bracamonte.

El monseñor, por su parte, confirmó el estado de salud del sacerdote Chávez y alegó que “varios capellanes” han acudido al centro penitenciario “para suplir” las funciones, pero, las actividades religiosas “se encuentran limitadas” dentro de la Dgcim, pues no les permiten el acceso a los detenidos.





“Allí en la Dirección General de Contrainteligencia Militar la actividad pastoral está muy limitada ya que no le permiten ni siquiera al capellán tener acceso a los detenidos”, recalcó.

El obispo también aseguró que los religiosos que acuden a la sede sólo se encargan de impartir catecismo a los hijos de los empleados y a personas que no hayan recibido sacramentos y dictan misa cada quince días.

Santería en la Dgcim

Luego de denunciar el acceso “limitado” de los sacerdotes a las celdas de la Dgcim, Barráez indicó que el coronel Hannover Guerrero, jefe de Investigaciones del régimen de Nicolás Maduro, es afecto al santerismo y la brujería.

“Tiene un altar en su oficina”, confesó una mujer que estuvo allí detenida y que fue llevada a su presencia luego de una trifulca interna. “Tiene deidades extrañas, algunas muy negras, con unos collares de colores. Aterrada vi de reojo el altar, mientras él me increpaba amenazante. Alcancé a ver la foto de Tamara Sujú rodeada de velones”, agregó la expresidiaria.

“Yo acepté todo lo que me dijo porque solo quería salir de ahí. Eso es magia negra o cosa de santería que trajeron los cubanos”, concluyó la mujer, luego de afirmar que cuando Guerrero la vio asustada se rió de ella.

 

Comentarios

comentarios