article-thumb
   

Manifiesto de El Cooperante

El Cooperante

El Cooperante. – Hace 206 años estrenó sus páginas la prensa escrita en Venezuela, 89 más tardes vociferó la primera radio, 26 años después emergió a través de las pantallas el primer canal de televisión y no fue sino hasta hace tan sólo dos décadas que el internet llegó a nuestras vidas para convertirnos en invasores de sus sitios y multiplicadores de sus redes.

Durante nuestra historia el conjunto de estos medios ha conformado una ventana capaz de limitar al poder y obligar a sus posesores  a administrarlo con mayor responsabilidad y prudencia. En un túnel del tiempo, a través de la revolución de la información se ha hecho más fácil conquistar mayores libertades y derechos y el ciudadano ha adquirido mayor valor y trascendencia.

El problema hoy es que Venezuela está regresando aceleradamente en ese túnel del tiempo y no hay contrariedad en que para quienes pensaban que el país estaba bien, hoy está mal y para quienes pensaban que estaba mal, hoy se debate entre peor y pésimo.  Hace 8 años el gobierno cerró RCTV, 2 años después silenciaron más de 34 emisoras de radio y hoy la prensa escrita es chantajeada con el papel al mismo tiempo que los medios digitales son sometidos a bloqueos y a la persecución judicial. Y es que no conforme con lo anterior, el poder caníbal e implacable persigue periodistas o coacciona económica o violentamente a propietarios de medios informativos para que se callen o vendan al mejor estilo  de Pablo Escobar y su consigna: “Plata o plomo”. Todo esto para esconder una verdad que se hace inocultable porque la cotidianidad la exhibe todos los días con mayor fuerza.

Ante esta situación y como debe ser, alguien tiene que cooperar con la verdad. En nuestro calendario y pese a todas las limitaciones que quieren imponernos, no hace falta esperar al mañana para saber lo qué pasa hoy, pero el tema está en saber por qué pasa y lo que piensan los actores del hecho, sus detalles y sus sombras, sus blancos y sus negros y cómo inciden sobre nosotros. Por eso, surge elcooperante.com, para demostrarle a quienes con su bota nos pisan y con su mordaza quieren silenciarnos, que somos patriotas, y que con sus propios códigos utilizados para destruir, es posible construir la verdad. La verdad como servicio público, la verdad para hacernos libres y sobre todo, para que nuestros lectores y cooperantes sean testigos de que de manera insospechada, un grupo de jóvenes periodistas que ni se va ni se entrega, puede hacer mucho por el rescate de nuestro país y ser una voz siempre presente en el debate para vigilar que nunca más vuelva a caer en manos equivocadas.

El Cooperante

Periodismo auténtico.

Comentarios

comentarios