article-thumb
   

Manuel Rojas Pérez: Carta al testigo electoral

Christhian Colina

Manuel Rojas Pérez.- Ya no queda nada, en exactamente catorce días estaremos ejerciendo el voto. Voto qué –suena trillado pero no por ello deja de ser aterradoramente cierto- va a ser histórico, nos va a definir el rumbo de país.

Pareciera claro que el venezolano ya decidió, por cierto, que tipo de rumbo desea para Venezuela. Todo indica que hay una tendencia clara, abierta, diáfana, irreversible, a favor del cambio a través de la tarjeta electoral de la Mesa de la Unidad Democrática.

Y siendo entonces que nos jugamos a Rosalinda en las mesas electorales, este artículo va dirigido a los verdaderos héroes de las contiendas electorales, que no son los candidatos ni los partidos políticos, sino los testigos electorales.

En unas elecciones ordinarias, con un gobierno y unos actores oficialistas que jugaran limpio, el protagonismo de los testigos electorales sería el normal: verificarían uno qué otro exceso de algún elector vivaracho o de un militante exaltado. Serían el vaso comunicante de información con los comandos de campaña sobre como la afluencia de electores y resultados en sus mesas. Pero en un país como Venezuela, que se ha convertido en una bufa del cumplimiento de las leyes, donde el gobierno incentiva la trampa electoral, usa y abusa los recursos públicos para favorecer a sus candidatos creando con esto un ventajismo grosero, donde se roba a través del Poder Judicial partidos políticos para ser usados como clones de la tarjeta legítima de la oposición, pues la figura del testigo electoral se convierte en un verdadero epicentro del sistema electoral.

Amigo testigo electoral, hay varias cosas que debe tener claras para el reto que ha asumido –y que nuestro país le recompensará-. La primera es que su actitud y entereza debe ser de hierro. Como dice el poema de Santa Teresa “Que nada te turbe que nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza”. Haga de ese mandamiento parte de su vida el 6 de diciembre. Respire profundo, muy profundo, cuente hasta mil, practique el don de la imperturbabilidad. Sea usted una roca ese día, pero, por favor, no caiga en el juego macabro del madurismo de dejarse provocar.

Muchos coordinadores del Consejo Nacional Electoral –no todos, ojo- buscarán darle órdenes, obligarle a incumplir las normas, impulsarlo a que discuta, a que levante la voz. Posiblemente los testigos del madurismo lo incitarán al punto de usted querer darle dos cachetones. Querrán que se vaya por su propio pie del Centro Electoral, que les deje el espacio, que les grite “quédense con su vaina”. No se lo permita. No caiga en esa malsana trampa.

La Mesa de la Unidad ha creado unos videos que me parecen geniales. Le recomiendo que los vea una y otra vez. En estos se dice que si algún actor electoral pretende atropellarle, usted debe tener lo que la MUD ha denominado “actitud clave” que se define cómo lograr una comunicación efectiva con los otros actores del centro electoral que le permita diseñar el plan para que se cumpla la normativa electoral.

El video dice: “lo primero es lograr que hablemos de lo mismo para poder entendernos, por eso es clave escuchar muy detenidamente y hacer preguntas si algo no te quedó claro. Mientras no estés seguro de que están hablando de lo mismo, no des respuesta (…) Tu argumento para responder debe ser la normativa electoral. Acá es fundamental que no pierdas el control de la situación y no te enganches en una pelea. De manera tranquila, segura, con postura recta y tono de voz firme, mirando a los ojos dile la normativa electoral”.

No deje de ver ese video, amigo testigo. Aquí se lo traigo:

Debe reparar también, amigo testigo, que el gobierno controla muchas tarjetas electorales, prácticamente todas las tarjetas que están en el tarjetón electoral. Y, por tanto, cada tarjeta tiene derecho a tener un testigo por mesa electoral. Es decir, puede estar usted frente a cinco o diez testigos del madurismo siendo usted el único de la MUD. Esto no va a pasar en muchos sitios, ya que el gobierno ha perdido de tal manera el apoyo popular que su maquinaria está actualmente muy disminuida en comparación a las elecciones anteriores. Pero, igual, puede que lo que digo ocurra en su mesa. En ese caso, por favor, no se achicopale. No se sienta apabullado, ya que usted tiene y defiende la razón. Si usted conoce la norma, si usted sabe cómo funciona el sistema electoral, si usted se ha preparado, puede venir un batallón de gorilones a pretender meterle miedo pero usted, de manera firme, con voz clara y contundente, recite la normativa. Demuestre que usted tiene la razón. Ante ella nada puede. Ni el chavismo.

Para ello, es clave, necesario, fundamental, que vaya a hacer su curso de testigo. No se crea que porque ya fue testigo se sabe todo el cuento. Cada elección es distinta, por lo que, cada curso tiene distinto contenido. Vaya, pregunte, aprenda, interactúe con quien está dando el curso.

Y, muy importante, apréndase el Manual de funcionamiento del Centro Electoral. Aquí lo tiene:

Manual de Funcionamiento de la Mesa Electoral

Ahí verá cuales son los pasos a seguir para la instalación, constitución, acto de votación, situaciones que se pueden presentar con sistema de autenticación integrado, escrutinio, verificación ciudadana, material electoral y todo lo que debes saber ese día. Maneja el Manual, apréndelo, manéjalo. Un testigo informado, un testigo conocedor de la normativa, pero especialmente conocedor de los elementos técnicos y prácticos que rondan la elección es el mejor garante que el gobierno nacional no pueda ejecutar sus acostumbradas trampitas. Haga de ese Manual su biblia personal de aquí al 6D. Ahí está toda la información.

Aprenda cómo funciona la mesa electoral. Lo verá en el Manual, pero también en este video que preparó la MUD:

También es clave no permitir que abusen con las prórrogas del cierre de las mesas. De acuerdo a la norma, el acto de votación va desde las 6:00 de la mañana hasta las 6:00 de la tarde y se deben cerrar a menos que haya electores en la mesa. Tibisay Lucena lo ha dicho muchas veces. Esto es muy importante, ya que aquí han venido los mayores fraudes contra la soberanía popular. En las elecciones presidenciales de 2013, setecientos cincuenta centros de votación mantuvieron abiertas sus mesas más allá de las seis de la tarde: Entenderá usted que no fue casualidad que el señor Maduro ganó por más del setenta por ciento de los votos, justamente en esas mesas. Ahí, mi querido testigo electoral, estuvo la diferencia que necesitaba para que el CNE declarara ganador a Nicolás.

De esto, la MUD también hizo un video que no puede perderse:

Los abusadores del PSUV y sus partiditos satélites, llegada la hora del cierre de mesa, y sabiendo que están perdiendo por sus conteos rápidos, utilizan la información de los cuadernos electorales para verificar quienes no han ido a votar y van a buscarlos para llevarlos obligados a votar. Esa coacción se traduce en votos para el madurismo. Votos ilegítimos, sí, pero votos al fin. Más aun pueden intentar esta desgraciada jugada ante la muy posible abstención de buena parte del chavismo, profundamente descontento con maduro por su evidente incapacidad para manejar el país. Por ello es clave o permitir la extensión irregular del cierre de las mesas. Además, como dice el video de la MUD: “Adentro del centro se pueden realizar todas las irregularidades que existen, desde el voto forzado hasta la usurpación de identidad, aprovechando la oscuridad, el cansancio o la violencia para neutralizar a nuestros testigos”.

Si han pasado las seis de la tarde, y no hay electores, pida al presidente que cierre de inmediato la mesa. Sea insistente, muy insistente en ello. No deje de exigir esto –sin perder la calma-. Conviértase en un fastidio. Pida y pida que cierre la mesa.

Si hay aun electores al llegar las seis de la tarde, trate con otros testigos de otras mesas de hacer que la fila de votantes pase adentro del recinto del centro electoral y pida que cierren el centro electoral. Que ese grupo de personas voten y se cierre la mesa. Trate de hacer cumplir el cierre de la mesa como lo dice la Ley y no como Maduro quisiera.

Otra cosa que siempre he insistido a los testigos en todas las elecciones: trate siempre, con esa actitud clave de la que hablamos antes, de ganarse al presidente y demás miembros de mesa, al operador de la máquina, al coordinador del CNE, al miembro del Plan República. Cuadre con los vecinos de la zona y llévenles café, bríndenles un cigarrito, regálenle un sanduchito, una tortica. Hágalo su amigo. Al final, los verdaderos malos de la película, los que nos quieren hacer daño porque nos odia a los venezolanos, son Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, no los representantes del CNE o de la FAN. Use esa actitud clave para hacer armonioso el 6 de diciembre y todo salga bien, respetándose la voluntad del pueblo soberano.

Amigo lector, estas son solo algunas muy pocas notas, que ni siquiera pueden ser tomadas como recomendaciones, ya que no soy quien para hacerlo. Son apuntaciones de alguien que ha estado intentando colaborar en política, y cercano de una u otra manera en temas electorales desde antes de cumplir la mayoría de edad, desde 1997. Las verdaderas recomendaciones se las dará la persona que le dicte el curso de testigos.

Pero algo sí tengo clarísimo: el verdadero héroe del 6 de diciembre es usted. En usted, amigo testigo, es que está la posibilidad de cobrar la victoria electoral que nos enrumbe como país. Menuda responsabilidad ha decidido tener. Contamos con usted.

Comentarios

comentarios