article-thumb
   

Marea Socialista se desentiende del PSUV y reedita fracción AD-MIR

Admin

Ricardo Sánchez Silva.- Bastó una llamada de ElCooperante.com para que el politólogo, Nicmer Evans, miembro de Marea Socialista, dejara bien claro que solo a partir del lunes 4 de mayo dará declaraciones a la prensa sobre la decisión de separarse del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) e ir a las elecciones parlamentarias con una tarjeta propia.

A pesar de la pared comunicacional que estableció, por decisión de la organización, se coló una pregunta.

– Entiendo  que es decisión del movimiento esperar hasta el lunes para hablar con la prensa, pero ¿podría decirme si el hecho de ir con una tarjeta distinta a la del PSUV convierte al movimiento automáticamente en partido político?

– Una cosa es acceder a una tarjeta electoral que formalmente implica tener la figura de partido político y otra es asumirse como partido político. Entonces, eso lo vamos a responder a partir del lunes. Estamos en proceso constituyente, que implica que estamos definiendo qué somos, por lo tanto no vamos a admitir etiquetas en ese sentido.

Lo cierto es que tanto Chávez como Maduro necesitaron de los aliados del partido de la tolda roja para poder llegar a Miraflores. Si bien, Marea Socialista no formaba parte de las fracciones del llamado bloque revolucionario porque no constituía un partido, sus cuadros políticos sumaban votos al PSUV.

Este caso podría convertirse en un ejemplo de historia cíclica, pues Acción Democrática (AD) vivió lo propio en 1960, cuando se fraccionó para dar paso al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), que se sumó a la guerrilla urbana. Aunque esa división no produjo otro partido, como sería el caso de Marea Socialista, sino que nació del seno de la tolda blanca como un movimiento armado. El punto en común en ambos momentos históricos: la disidencia.

Ya Evans había publicado un tuit el 27 de abril,  en el que anunciaba que iban con una tarjeta electoral a las elecciones, pero fue hoy, día del trabajador, cuando el movimiento se hizo tendencia en Twitter, con opiniones a favor y en contra de la decisión.

Comentarios

comentarios