article-thumb
   

María Corina Machado: Hay que avanzar en el cambio político para transición a la democracia

Admin

El Cooperante.- La diputada destituida de la Asamblea Nacional (AN), María Corina Machado, considera importante que la nueva Asamblea Nacional (AN) pueda avanzar en el cambio político en miras a una transición de poder en el país.

En una entrevista con La Patilla explicó que el Gobierno viola la Constitución y que ha concentrado el poder.

-L.P: En pocas horas se instalará una nueva AN con mayoría calificada de la oposición. En la campaña se crearon enormes expectativas, ¿se podrán cumplir o será una nueva frustración para los ciudadanos?

-MCM: Se crearon enormes expectativas con el triunfo del 6D porque los venezolanos entendimos que la derrota electoral implicaba la derrota política definitiva del régimen. Y ese es el mandato popular del 6D: la transición urgente a la Democracia en paz.

Nadie se engaña, en Venezuela hay un régimen presidencialista que, violando la Constitución, ha concentrado más y más poder.

-LP: Sin embargo, algunos voceros de la oposición insisten en que la AN debe concentrarse en la solución de los problemas y no en el cambio de régimen. ¿Qué piensa Ud?

-MCM: Que no es posible resolver ninguno de los problemas urgentes de los venezolanos mientras el régimen siga en el poder. Y eso lo tienen claro hasta los propios chavistas.

 

-LP: Precisamente, utilizó la expresión crisis humanitaria hace al menos 1 año, ¿no fue acaso una exageración? Al fin y al cabo, a pesar de los problemas el país sigue en calma.

-MCM: Así es, hace un año alerté sobre el riesgo de una crisis humanitaria en Venezuela, y lamentablemente ya sufrimos sus estragos. Cuando se mueren bebés recién nacidos en hospitales y ambulatorios, como ocurrió el año pasado en Anzoátegui, Guanare, San Cristóbal o San Francisco de Guayo, sabes que el sistema de salud pública colapsó. Nuestros niños crecen sin vacunas, muchos con hambre. El sueldo mínimo no alcanza ni para el desayuno de una familia. No hay medicinas. Esto es una crisis humanitaria, aunque lo quieran esconder. La situación adquiere otro nivel de alerta este nuevo año.

-LP: Ud vuelve a insistir en la urgencia de adoptar medidas económicas; ¿coincide entonces con el ex Ministro Rodríguez Torres o el Gobernador Capriles que instan al gobierno a rectificar?

-MCM: No. Este régimen no es capaz de hacer los cambios que el país requiere, ni generar la confianza -dentro y fuera de Venezuela-, que es indispensable para salir del hueco y echar hacia adelante.

Es un error hablar de “rectificación”. ¿Qué más tiene que pasar para que se entienda que la ruina de Venezuela -física, institucional y moral- fue absolutamente intencional?

-LP ¿Y cuáles son esas medidas económicas que Ud dice son tan claras?

En primer lugar, hay que prever y compensar el efecto devastador que la liberación de la economía va a tener en los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Igualmente, entender que existen grupos mafiosos que se han beneficiado obscenamente con los dólares regalados y otros privilegios; que tratarán de preservarlo a toda costa.

El desmontaje de los controles, los incentivos a la productividad, la apertura de los mercados a la inversión privada nacional e internacional, la liberación del tipo de cambio; son acciones indispensables que no resisten ya un debate ideológico retrógrado. Está claro qué es lo que funciona y qué no. Con sensatez, honradez y decisión podemos lograr que Venezuela no solo honre sus compromisos financieros, sino que reciba el apoyo necesario para salir adelante, en condiciones favorables para el país; que es lo prioritario. Requerimos un gran Acuerdo Nacional para la reconstrucción de Venezuela; y ¡debemos construirlo ya!

-LP: Y en este contexto tan delicado, ¿por dónde arranca la nueva AN?

-MCM: La nueva AN tiene una responsabilidad histórica y un doble desafío: el primero hacer respetar la Soberanía Popular; ello implica defender a cada diputado y actuar como la mayoría que somos. Y también significa asumir el mandato del 6D: avanzar sin demora en el cambio político para lograr la transición a la Democracia. Hay que asumirlo y decirlo públicamente.

El segundo desafío es la verdadera institucionalización del Parlamento. Sin ingenuidad ni prejuicios, la nueva AN debe comportarse democráticamente y entender que la verdadera transformación que exige Venezuela es ética. Hay acciones inmediatas donde ello deberá demostrarse: en la reforma al Reglamento de Interior y Debates, donde se deberá garantizar los derechos de cada diputado, así como la representación proporcional, en los órganos de decisión. En la designación de los nuevos magistrados del TSJ, rectores del CNE y otros funcionarios, donde deberán elegirse ciudadanos que cumplan los requisitos constitucionales, erradicando la perversa práctica (nada
nueva, por cierto) de la adjudicación de cuotas por partidos. En la actividad contralora; donde de manera transparente, firme y profesional se debe investigar todas las denuncias.

Comentarios

comentarios