article-thumb
   

Mario Vargas Llosa dice que elección de Keiko Fujimori sería un “vergüenza” para Perú

Christhian Colina

Efe.- Mario Vargas Llosa afirmó este domingo que una eventual elección como presidenta de Perú de Keiko Fujimori, hija del exmandatario preso Alberto Fujimori, sería la “reivindicación de una dictadura” y “una vergüenza” para el país.

“Sería una catástrofe para el Perú que se eligiera a Keiko Fujimori. Sería la reivindicación de una dictadura. Una de las dictaduras más corrompidas, más violentas, más sanguinarias”, afirmó el premio nobel de Literatura en una entrevista publicada por el diario La República.

“Que todo eso se olvide y sea reivindicado por el electorado, sería una vergüenza para el Perú”, expresó respecto a la posibilidad de que Keiko Fujimori, la favorita en las encuestas, con alrededor de un 30% de respaldo, sea elegida en los comicios del próximo 10 de abril en Perú.

Vargas Llosa, que disputó las elecciones de 1990 con Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad y corrupción, agregó que su esperanza es que el apoyo a la hija del exmandatario no pase del 30 % y que su rival en la segunda vuelta gane las elecciones.

En ese sentido, confió en que el empresario y exministro de Economía Pedro Pablo Kuczsynski, cuarto en las preferencias electorales, triunfe en los comicios. El escritor contó al diario que su nueva novela “Cinco esquinas” está ambientada en los últimos años del fujimorismo, el cual calificó como “una época de una inseguridad enorme”.

“A uno lo mataban y no se sabía si había sido Sendero Luminoso, el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru, el Ejército, el Grupo Colina o criminales comunes que utilizaban la política como un biombo para sus atrocidades”, afirmó. “Esa enorme inseguridad en la que vivíamos, esa incertidumbre absoluta sobre el futuro, es un ambiente muy estimulante para un escritor”, manifestó.

El literato dijo que hay un personaje en la novela que se le fue imponiendo, La Retaquita, hasta convertirse en la protagonista y también en el personaje que redime su profesión de periodista. “Ella, en un acto heroico y arriesgado, se juega la vida y rescata al periodismo de esa función siniestra que le tiene asignada la dictadura, y lo convierte en lo que es el mejor periodismo: el de denuncia, el que cuenta la verdad sobre las mentiras”, explicó.

Comentarios

comentarios