Connect with us

La Lupa

Márquez y González-Lobato: Elecciones en el primer semestre "no tienen sentido"

De acuerdo a una encuesta del segundo semestre de 2023, del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (CEPyG UCAB), el 85,2 % considera necesario un cambio político en Venezuela

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas / Foto Portada: Archivo.- Los venezolanos saben que este año habrá elecciones presidenciales, lo han escuchado en los medios de comunicación, en cadena de radio y televisión. Lo han leído, pero la elección no tiene fecha. De acuerdo a la constitución y las leyes, le corresponde al Consejo Nacional Electoral (CNE) fijar la fecha y cronograma electoral. El pasado lunes 5 de febrero, la Asamblea Nacional (AN) inició un proceso de consultas con diversos sectores con los que mantiene comunicación fluida ante la opinión pública, para elaborar una propuesta de calendario electoral para los venideros comicios.

El CNE no tiene una postura oficial, y la Plataforma Unitaria Democrática (PUD) ha dicho que la elección debe fijarse como se acordó en Barbados: en el segundo semestre. En medio de la disyuntiva, la consultora político-electoral Eglée González- Lobato y el exrector del CNE Enrique Márquez advierten que llevar a cabo unas presidenciales en menos de seis meses podría ser un factor de perturbación para el país, ya que no permitiría que se cumplan lapsos indispensables para tener unas elecciones medianamente aceptables y verificables: auditorías, postulaciones, campaña, observación electoral nacional e internacional, y sobre todo, la actualización y depuración del Registro Electoral (RE).

Lea también: Oposición debe empujar habilitación de Machado hasta el último minuto, coinciden Alarcón y Trepiccione

«El señor presidente del CNE, Elvis Amoroso y nosotros los rectores nos hemos mantenido al margen de entrar en un tema absolutamente innecesario -sobre la fecha- porque está más que claro que el CNE está técnicamente preparado para hacer elecciones, incluso en 35 días como se hizo cuando fue la elección entre Nicolás Maduro y Henrique Capriles. No puede haber duda de la capacidad, de la cualidad técnica y humana que tiene el CNE», declaró el rector del CNE Conrado Pérez Briceño, el martes en entrevista en Globovisión.

Esto luego de que al Palacio Legislativo acudieron 29 partidos políticos, más de 30 organizaciones religiosas, representantes de los trabajadores y del sector empresarial. Pero ningún representante de la oposición democrática que hace vida en la PUD. Por su parte la candidata María Corina Machado explicó que no asistió porque es una "burda manipulación" por parte del Gobierno de Nicolás Maduro y denunció que viola el Acuerdo de Barbados.

Advertisement

Así las cosas, durante el encuentro al que asistieron disidentes de la oposición como Luis Parra, José Brito, Daniel Ceballos, Timoteo Zambrano, pero también Leocenis García de Prociudadanos, Luis Ratti quien asegura que es de Vente Venezuela, Javier Bertucci el precandidato de El Cambio, y Antonio Ecarri de Alianza del Lápiz, entre otros. Hablaron de llevar a cabo la presidencial en abril, mayo, a principio o a finales de julio, y otros apostaron a hacerla "en seis meses".

A juicio del exrector del CNE Enrique Márquez, la oposición democrática perdió una oportunidad valiosa al no asistir a la convocatoria de la AN que preside Jorge Rodríguez, pero enfatizó que la elección presidencial debe llevarse a cabo entre octubre y diciembre, como se acordó en Barbados.

"No estoy de acuerdo con la decisión de la PUD de no asistir a esa reunión porque en estas situaciones cuando se tranca el serrucho en la conversación política, solo se destranca con espacios de coincidencia. Entiendo que la PUD privilegia el Acuerdo de Barbados sobre cualquier otro, pero no se hubiese perdido nada en que los partidos pudieran asistir y expresar su opinión. Si yo hubiese podido ir, hubiese ido y hubiera explicado al país porqué la elección debe ser en diciembre, pero cuando no hay un diálogo fluido hay inconvenientes. Así empezaron las cosas en el 2018. En el 2018 comenzaron a desconocer a las instituciones y en este caso el tratar de hacer un reconocimiento institucional es fundamental y a la PUD no debería afectarle, porque ya lo hizo cuando reconoció a la AN cuando se formó este último CNE con dos rectores de la PUD", declaró a El Cooperante.

En este sentido, advirtió que para superar la crisis política e institucional que afecta a Venezuela, no se debe solo "cambiar el rostro" de la presidencia, sino ir construyendo cambios que sean sustentables, pero no es fácil: "Para eso debe haber un corretaje permanente con el chavismo, no solo en presencia de la comunidad internacional. Sabemos que no es fácil, pero hay que tener mucha tolerancia y sabiduría".

"A mi juicio fue una oportunidad perdida y espero que esto no se repita porque pudiéramos estar viviendo un deja vu de 2018. He dicho públicamente que solo la abstención garantiza la continuidad de Nicolás Maduro. Si repetimos fórmulas abstencionistas sería el peor de los errores que la oposición pudiera cometer", advirtió.

Advertisement

¿Por qué la AN y no el CNE?

En la Gaceta Oficial N° 42.738 del 19/10/2023, divulgada por el Servicio Autónomo Imprenta Nacional y Gaceta Oficial (SAINGO) a través de su sitio web oficial el 26 de octubre pasado, se publicó, entre otros, el texto del Acuerdo emanado de la Asamblea Nacional, en fecha 19 de octubre de 2023, según el cual, en sesión ordinaria celebrada en dicha fecha, se sometió a consideración y se aprobó por unanimidad el “Acuerdo Parcial sobre la Promoción de Derechos Políticos y Garantías Electorales para todos”, suscrito el 17 de octubre de 2023, en Ciudad de Bridgetown, Barbados. El punto 2 suscribe que el Gobierno y la oposición democrática promoverán garantías para las presidenciales.

"Las Partes promoverán de manera conjunta ante el Consejo Nacional Electoral, como órgano constitucional rector de los procesos electorales, un conjunto de garantías electorales para todos los actores para el venidero proceso comicial presidencial, teniendo como base lo previsto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley Orgánica de Procesos electorales y demás normas jurídicas aplicables".

Además, está escrito que el proceso electoral presidencial se realice en el segundo semestre del año 2024, atendiendo al cronograma constitucional.

En palabras de Eglée González- Lobato, todo el tema referente a la fecha de la elección presidencial tiene que ver con la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPE), a partir de 2009. A partir de entonces, su aplicación ha permitido al Gobierno poder definir a su antojo la fecha de las elecciones, lo que ha usado de forma conveniente para evaluar sus probabilidades de tener ventaja, y sí que lo ha sabido usar.

Advertisement

"El cronograma y la convocatoria son una fuente de garantías electorales, la madre de las garantías porque esto permitirá a los postulantes y electores tener claras las reglas y prepararse para el proceso electoral. En Venezuela el problema no es de normas solamente sino también de malas prácticas porque después de 2009, la LOPE cambió la tradición para fijar las elecciones", dijo a este portal.

Antes de la promulgación de la LOPE, existía la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política que establece que la elección presidencial debía convocarse con al menos 6 meses de anticipación y publicar el cronograma electoral. El cronograma se publicaba en Gaceta Oficial y era fijado para el domingo de la primera quincena del año anterior a la finalización del período correspondiente. Pero, la LOPE no contempla este artículo.

Antes de la LOPE, en Venezuela no existía un reglamento general de elecciones, por eso se estipulaba unos seis meses entre la convocatoria y la presidencial.

"La primera comisión para reglamentar la legislación electoral se formó en 1998, yo era la única mujer de esa comisión", recordó González-Lobato. "Cada vez que venía una elección se hacía un reglamento y debías prever que esa norma se dictaba y pasaban 180 días, o esos 6 meses para llevar a cabo el proceso. Esa es la explicación de porqué son 180 días para resguardar cada uno de los pasos".

Sobre la base de lo que ha transcurrido durante los últimos años, afirmó que el oficialismo ha usado la convocatoria a elecciones de una manera política.

Advertisement

"Después de 2015 para el 2016 tenían que hacer regionales y no lo hicieron, luego vino la constituyente y luego fue que se hicieron las regionales. En ese entonces, el Gobierno ya entendía que si manejaba la fecha de la convocatoria, también podía convocarla en el momento que tuviese la posibilidad de ganar".

Una presidencial en menos de 6 meses no tendrá garantías

Márquez y González-Lobato coinciden en que una elección en el primer semestre no tendría sentido alguno, si lo que busca el país es tener un proceso verificable y con garantías mínimas de que se respetará la voluntad del electorado.

González-Lobato dijo que hacer una elección presidencial es "relativamente sencillo", como lo expuso el rector Conrado Pérez Briceño, pero si se hace en menos de seis meses habría infinidad de elementos que no se cumplirían.

"Tendrás problemas para el Registro Electoral, hay al menos tres millones de jóvenes que ya son mayores de 18 años y no están inscritos ante el CNE. Las postulaciones para los precandidatos. El problema no es técnico ni operativo del CNE, sino de que se respeten los derechos de los participantes porque al acortar los lapsos se disminuye la posibilidad de que los participantes tengan un trato equitativo. No es lo mismo alguien que se postule por un partido que alguien que se postule por iniciativa propia. Todo esto ha sido una mala práctica del CNE", criticó.

Advertisement

En este mismo orden de ideas, Márquez refirió al tiempo que habría entre la elección y la toma de posesión del próximo presidente o presidenta, si gana la oposición.

"Se trata de un aspecto de orden práctico y sentido común, porque la mayoría de los países establecen en su constitución o en las leyes asociadas al tema electoral una fecha para la presidencial cercana a la toma de posesión correspondiente. Si la toma de posesión en Venezuela está establecida para principio de año del 2025 me parecería improcedente que la elección presidencial se coloque siete meses antes, eso sería una fuente de inestabilidad política importante para el país".

"Imagínese que haya un cambio de gobierno, que gane un presidente de la oposición y durante todos esos meses confluyan ambos. Sería sumamente conflictivo e inconveniente para la paz de la república. En el tiempo de la Constitución del 61 se establecía claramente que el primer domingo de diciembre como el día de la presidencial porque la transferencia del poder era en enero, también lo vemos en otros países de la región y del mundo, así que ya sería fuera del sentido común y fuera del buen uso de costumbre que fuera en julio", rechazó.

Remarcó que es fundamental el tema del RE tan desactualizado como el que tiene Venezuela en estos momentos, y no menos importante está el tema de la campaña electoral. Márquez insistió en que lo más conveniente es que las presidenciales se lleven a cabo entre octubre y diciembre.

"Se requiere un operativo especial del RE con un número importante de puntos en todo el país, hasta tres meses para poder garantizar la elección para todos, dentro y fuera del país. No debe ser un saludo a la bandera. Es necesario tener tiempo y para el mes de julio no habría el tiempo suficiente para que todos los venezolanos puedan inscribirse y otros actualizar sus datos en el RE. También la campaña electoral, hace falta tiempo para poder garantizar la igualdad y presencia en medios de comunicación privados y del Estado, lo que no ha ocurrido en los últimos tiempos".

Advertisement

"Lo más inteligente es mantener lo que se conversó en el seno del Acuerdo de Barbados, el mes de octubre para que desde ahora podamos ir preparando cada etapa y se preserve la paz de la República. Estoy seguro de que un adelanto de elecciones sería un factor de perturbación importante para el país", sentenció.

Además, señaló González- Lobato, que es fundamental que los organismos internacionales que se supone llevarán a cabo la observación electoral tengan al menos cuatro meses en terreno para prepararse.

"Sin cronograma no existe garantía de que se respeten los derechos de los participantes en una elección, tanto candidatos como electores. Es fundamental que los organismos internacionales electorales estén en el país no solo el día de la elección, si no que tiene que ser antes, durante el proceso, el día de la elección y después. La Unión Europea necesita al menos cuatro meses para su labor".

CNE en mora

Desde octubre pasado, la ONG Súmate viene exhortando al CNE a informar sobre el calendario para las elecciones presidenciales y también sobre la fecha para las elecciones parlamentarias, regionales y municipales de 2025.

Advertisement

"Estos comicios deben ocurrir en diciembre del próximo año, como es tradición electoral, y en concordancia con los seis años de duración del período presidencial y conforme con lo establecido en los artículos 230 y 231 de la Constitución de la República, y 42 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales”, indicó Súmate.

Por otra parte, advirtió que el período de los funcionarios de los diferentes órganos del Poder Público finaliza en el último trimestre de 2025. De allí el llamado a los nuevos rectores del CNE para que tomen las decisiones requeridas para que las elecciones parlamentarias no coincidan con las municipales.

Enrique Márquez fustigó que el CNE está en mora porque según la LOPE, la fecha de la presidencial debió haberse fijado en diciembre, con el cronograma electoral.

"No se cumple, pero está establecido en la ley para que haya reglas del juego claras. La fecha de la elección no puede ser manoseada por factores políticos porque imagínate que con el control que tiene el Partido Socialista Unido de Venezuela del CNE y la AN, se le ocurra fijar la elección para dentro de tres meses. Eso sería una locura ya que agarraría a la oposición fuera de base. Yo espero que impere la cordura, que impere el Acuerdo de Barbados y el diálogo para que esta oportunidad que tenemos de solucionar la crisis del país no se pierda".



Advertisement

Tendencias