Maryhen Jiménez: La oposición debe encarar que su estrategia no se capitalizó | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Maryhen Jiménez: La oposición debe encarar que su estrategia no se capitalizó

Jiménez dice que hay un «autosabotaje», porque cada vez que se cierra la brecha con el chavismo, ocurre algún evento que provoca el retroceso en lo avanzado

Caracas.- Para Maryhen Jiménez, la oposición se ha entrampado y tiene una camisa de fuerza a lo interno y a lo externo que le impide una flexibilización en su estrategia. Asegura que los intereses individuales han pulverizado la posibilidad de un cambio de régimen, algo que califica como un «autosabotaje». Los partidos políticos, dice, deben volver al inicio y armar una estrategia que facilite la salida de Maduro del poder, pues el mantra del cese de la usurpación fracasó.

Le puede interesar: Jesús Seguías: Prometer el cese de la usurpación fue un acto de ignorancia política

Jiménez es politóloga, con doctorado en ciencias políticas y máster en estudios latinoamericanos en la Universidad de Oxford. Sus investigaciones giran en torno a las transiciones a la democracia, los autoritarismos y partidos políticos.

En una entrevista telefónica concedida a El Cooperante, Jiménez sostuvo que la «estrategia de preferencia» de la oposición no funcionó porque se centraba en la tesis de una ruptura total. Y tras el fracaso de la estrategia, dice, la disidencia se encuentra entrampada. Y es que «contra toda evidencia empírica», las fuerzas democráticas apostaron por salidas de corto plazo como rupturas por la vía militar o intervenciones externas.

La politóloga asegura que la oposición venezolana es un caso emblemático de incoherencia estratégica. Cree que hay una «camisa de fuerza» interna y externa y critica severamente lo que califica como un «autosabotaje», pues «cada vez que hay una victoria o una victoria parcial y se cierra la brecha con el chavismo, se echan para atrás».

La calle no está disponible en este momento por las razones que todos conocemos. La vía electoral se ha cerrado. ¿Se está entrampando la oposición?

Se encuentra sin estrategia clara, sin rumbo claro, porque la estrategia de preferencia no funcionó; es decir, el mantra. Esto pone los pone frente a la dura realidad que tienen que encarar: se ha apostado a la ruptura militar y se ha apostado a que la presión externa es la que va ser el catalizador para el cambio en Venezuela, en contra de todo pronóstico y toda evidencia empírica de otros casos o procesos de democratización.

La oposición está entrampada porque no tiene estrategia, porque la estrategia de preferencia no logró capitalizarse y por otro lado está entrampada en su discurso del gobierno interino y en el discurso de ahora del gobierno de emergencia nacional. Es una camisa de fuerza que no la deja o quizás tampoco quiere, no lo sabemos, no la deja actuar libremente. Hay una estrategia internacional marcada por los Estados Unidos que quizás no brinda la flexibilidad estratégica que requiere ahorita la oposición venezolana.

Venezuela es un caso emblemático de la incoherencia en cuanto a la estrategia opositora. La oposición entra cíclicamente en períodos de fragmentación, pero también de pérdida de la noción estratégica. La antipolítica es muy peligrosa para un proceso de posible cambio porque se benefician los sectores más radicales de ambos lados y la antipolítica lleva a la inacción, no nos conduce por una ruta política negociada hacia la solución de los conflictos.

Es el momento de una estrategia ciudadana, de una gran concertación ciudadana donde todos los sectores sociales económicos, culturales, académicos, religiosos del país presionen al liderazgo político para encontrar nuevamente la ruta política y poder facilitar un cambio.

Usted habla de una camisa de fuerza del discurso opositor. ¿Esa camisa de fuerza a lo interno de la oposición parte desde el momento en el que Juan Guaidó decide juramentarse como presidente aún a sabiendas de que no tendría el poder real? Y por el lado externo: ¿Por qué hay una lectura errónea de Estados Unidos sobre lo que ocurre en el país?

La lectura de la presidencia interina es una lectura constitucional según muchos analistas, yo no entraría ahora en decir si fue constitucional o no, o si fue errada o no. Lo importante ahora es ¿qué haces con esa estrategia que no te condujo a donde tú quisiste encaminar al país? Yo creo que esto tiene que ver mucho con que el orden de preferencia en la oposición no estaba puesto en la negociación, sino en la ruptura, en un corte rápido con presente autoritario y eso no va a suceder porque el chavismo todavía es una realidad política y controla el poder y tiene aliados importantes.

Creo que hay que reevaluar y volver al inicio, buscar espacios de negociación para unas elecciones lo más competitivas posibles, dentro de las posibilidades. Lo central está en rectificar, pero el problema está en que no veo esos incentivos para la cúpula del G4, especialmente VP o PJ, esos incentivos de rectificar.

La camisa de fuerza externa, creo que lamentablemente bajo la conducción de Trump se han cometido errores importantes. Tiene una lectura errada del sector militar del país y el tema de las sanciones no va a producir el cambio. Hay que reestructurar las relaciones con los actores internacionales.

A propósito de la mención a dos partidos del G4. ¿El mesianismo es una de las causas del fracaso de la oposición?

En Venezuela tenemos un gran problema con el tema histórico del caudillismo, populismo y los personalismos. ¿Qué pasa en la oposición? Cuando hemos llegado a momentos de «victoria parcial» como en 2013, se cierra la brecha con el chavismo. Henrique Capriles declara fraude y al año siguiente vimos La Salida. Parece un autosabotaje, porque cada vez que cierras la brecha con el chavismo, te echas para atrás. ¿Cómo se explica que en 2014, justo cuando el chavismo tenía 50% de respaldo, se plantea una vía insurreccional?

Luego en 2015, ganas la Asamblea Nacional y aunque es difícil juzgar ex post, hubo incoherencia opositora con la enmienda, el referéndum, la nacionalidad de Maduro, las protestas de 2017 para que se vaya Maduro ya, y luego la abstención de 2018. Luego vino la estrategia del gobierno interino y hemos visto figuras como la creación del centro de gobierno. Leopoldo López siempre aparece aparece en momentos cruciales como el 30 de abril. Siendo esto una lucha por la transición, personalizarla no solo es injusto sino que además, no refleja la voluntad popular. Los intereses individuales pulverizan la estrategia opositora y la capacidad de coordinar el cambio.

¿Entonces Leopoldo López ha querido imponer su visión dentro de la oposición?

Creo que puede haber una tendencia derivada de algunas consignas de VP al estilo “del lado correcto de la historia” que pueden dar la sensación de que eso ha sido así. No se conocía la estrategia de La Salida: fue una estrategia de un pequeño sector, sin coordinación del resto de la oposición. Cuando analizas ahorita la distribución del poder o de los nombramientos de los comisionados hay una presencia bastante importante de VP. Ese cierto desequilibrio puede dar también la sensación de que en efecto puede ser así.

Hay que construir una nueva estrategia que conduzca al cambio

Usted habla de negociación insistentemente. ¿Cómo vender la negociación cuando algunos la quieren hacer ver como un acto de entrega al gobierno?

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Para desmovilizar y desarticular a la oposición el chavismo ha desprestigiado y ha cambiado totalmente el lenguaje porque ha querido equiparar el diálogo y la negociación a una oposición sumisa que se entrega al gobierno. Esto luego ha sido explotado por el sector más radical de la oposición venezolana que no cree en la negociación como mecanismo de transición o de resolución de conflictos, aun cuando hay evidencia empírica de que la negociación es la vía más sostenible a la resolución de un conflicto. Creo que sí hay esa noción de que una negociación es necesaria, pero nadie quiere asumir el proceso de construcción de la negociación.

¿Qué le aconsejaría a la oposición?

Que como la estrategia se agotó, toca resistir y construir una nueva que se pueda traducir en el cambio político que deseamos. Mantener una estrategia de fracaso, irse al exilio o declarar la continuidad administrativa de la Asamblea Nacional difícilmente va a movilizar a la población.




Artículos relacionados

Internacionales

Fueron habilitadas varias cuentas bancarias para que las personas puedan colaborar y ayudar a costear los gastos médicos de la modelo venezolana

Destacados

Hicieron un llamado a todos los sectores del país a poner los intereses de Venezuela por encima de cualquier aspiración particular

Destacados

Scale Capital dijo que el servicio será gratuito por 90 días para 2 millones de suscriptores en Venezuela tras el reinicio de operaciones

Destacados

La empresa canceló el servicio con Venezuela tras no poder cumplir con los requerimientos legales tras sanciones de Washigton a Caracas