article-thumb
   

Día mundial del embarazo precoz sin anticonceptivas y precios de preservativos por las nubes

Admin

El Cooperante.- “¿Tienes pastillas anticonceptivas?”, pregunté. “Oye, no…Eso está muy difícil”, contestó con cara de lastima la farmaceuta desde el otro lado del mostrador. Era la quinta farmacia en la que hacía la misma interrogante.

Aunque en el mes de mayo se anunció con bombos y platillos la llegada de un cargamento de píldoras anticonceptivas, éstas no alcanzaron para mucho. Menos si se toma en cuenta de que las 280 mil cajas de pastillas ni siquiera podrían abastecer a la población caraqueña; y mucho menos si se considera que es un tratamiento mensual.

condones 1“Tenemos condones. Pero pastillas no nos han llegado”, dicen en la sede de la Asociación de Planificación Familiar (Plafam) en Las Acacias. Sí tienen anticonceptivos de emergencia y dispositivos intrauterinos, pero tampoco han recibido implantes subdérmicos.

La marca comercial Yaz, de Bayer, es una de las pocas que se pueden ver en el mercado, y conseguirlas es un milagro. Como con todos los productos escasos en Venezuela, hay maneras de conseguir las pastillas con los “bachaqueros”, que las venden a un precio mayor que las farmacias.

COfU6QuWoAAYwX6En 2015, Venezuela alcanzó el primer lugar entre los países suramericanos en embarazos adolescentes. Las políticas gubernamentales no han podido lograr disminuir este índice y la situación económica tampoco ayuda. Los preservativos, quizás el más accesible de los métodos anticonceptivos, tampoco aparecen, y cuando se consiguen, los precios espantan.

Este 26 de septiembre, cuando se celebra el Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes, una caja de tres condones puede costar hasta 2.415 bolívares, es decir, más de 30% del ingreso mensual mínimo que percibe un venezolano. Plafam los tiene a un precio menor, pero hay que dirigirse a sus sedes.

Las consecuencias de las fallas de abastecimiento y acceso a métodos anticonceptivos están relacionadas, principalmente, con las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados. Y el problema no acaba con la gestación del bebé, porque luego la preocupación es por conseguir los pañales y la leche.

 

Comentarios

comentarios