article-thumb
   

Mauricio Macri, el ingeniero que presidió el Boca Juniors y sacó al kirchnerismo de la Casa Rosada

Christhian Colina

EFE.- Mauricio Macri tiene muchos motivos para celebrar. No solo ha llegado a la Presidencia argentina, sino que es el primer mandatario del país elegido en segunda vuelta y su nombramiento marca un cambio drástico y termina con los doce años de la llamada “era K”.

Pocos apostaban apenas hace unos años a que Macri, el “ingeniero”, como se le conoce en círculos políticos y empresariales, un hombre sin tradición militante y que aterrizó en la política en su madurez, llegaría a la Presidencia en su primer intento.

Ha roto, además, la tradición de abogados en el sillón de Rivadavia y es el primer empresario que logra el bastón presidencial desde el retorno de la democracia, en 1983. Pero no es la única tradición que ha roto este “niño” mimado por la oposición, que cambió los negocios por el fútbol antes de saltar a la política.

Para llegar a la Presidencia, Macri se ha creado un perfil de ciudadano medio, con un aspecto desenfadado y una campaña audaz e innovadora, basada en el contacto personal y volcada en las redes sociales, más eficaz que las multitudinarias concentraciones del peronismo.

Evita las etiquetas ideológicas y apuesta por el “desarrollismo del siglo XXI”, con la bandera del “cambio” y el sueño, ha dicho, de una Argentina unida. Este ingeniero de 56 años (Tandil, provincia de Buenos Aires, 1959), comenzó su carrera en las empresas del imperio fundado por su padre, el italiano Franco Macri.

A los 32 años fue secuestrado durante dos semanas por un grupo de expolicías, una experiencia que marcó su vida pero que, vista en la distancia, le ayudó en su carrera política. “Si yo no hubiese sido secuestrado, tal vez mi vida pública no hubiese existido“, ha reconocido públicamente en alguna ocasión.

De los negocios familiares saltó al deporte como presidente del popular Boca Juniors. Una exitosa gestión, con el récord de 17 títulos internacionales para el club, le abrió las puertas de la fama y de la política. Rostro habitual de las revistas del corazón a finales de los 90, Macri creó 2003 Compromiso para el Cambio, un semillero de jóvenes profesionales de distintas tendencias.

Consolidado el grupo, nació Propuesta Republicana (Pro), el partido que le permitió convertirse en diputado nacional y ganar la Alcaldía de Buenos Aires en 2007.

 

Comentarios

comentarios