article-thumb
   

“Me estoy muriendo”: La historia de una joven que perdió a su papá tras el apagón

Danny Leguízamo | 14 marzo, 2019

Caracas.- Su papá estaba conectado a un concentrador oxígeno para poder sobrevivir. Aquella noche, tras seis horas de un apagón que enlutó a decenas de familias en Venezuela, el papá de María Fernanda, una joven activista de Acción Democrática que apenas alcanza los 18 años, falleció. Hoy María Fernanda levanta la mirada hacia el futuro. Cree en Venezuela. Con el alma desgarrada, porque aquella noche fue dura. Inenarrable.

Le puede interesar: ¿Acabará el apagón con el régimen de Nicolás Maduro?

A María Fernanda la conocí hace un año, cuando ella decidió ingresar como militante al partido Acción Democrática. Con su camisita blanca impecable y la mirada siempre curiosa, advertí que era una muchacha bastante madura para su edad. Más bien demasiado. Y esa madurez le dio el equilibrio suficiente para afrontar lo que que le ocurrió a su papá, Vasco Villalobos, aquella noche del 7 de marzo.

Vasco Villalobos, necesitaba un concentrador de oxígeno para sobrevivir. Al irse la luz, las reservas de bombonas que tenían las consumió. Luego que se terminaron, los vecinos buscaron una pequeña. Le duró dos horas. Cuando ya no había más, se resignó. Pronunció unas duras palabras que probablemente marcaron un antes y un después en la vida de esta joven venezolana. “Me estoy muriendo”. Y en efecto, se fue apagando lentamente. Intentaron trasladarlo a un centro hospitalario, pero en ningún lado había ni oxígeno ni luz. Ya demasiado tarde, encontraron oxígeno en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales de Guarenas, pues disponía de una planta. Pero ya no había nada por hacer. “Llegó sin signos vitales“, dijo María Fernanda.

A Vasco lo cremaron el día domingo y sus cenizas fueron entregadas el día lunes. El martes, me di cuenta que la tiranía comunista no podrá terminar con la esencia de la venezolanidad que siempre nos caracterizó. Ejemplo de lucha y de coraje, María Fernanda escribió en un papel todas las medicinas y aparatos que su padre dejó al fallecer. Y dibujó un corazón con un texto: “Donación. Corre la voz, para salvar una vida”.

Comentarios

comentarios