Connect with us

Internacionales

México arranca campaña para las elecciones más grandes de su historia

Dentro de tres meses, los mexicanos irán a las urnas para elegir a quien gobernará el país por los siguientes seis años

Foto del avatar

Publicado

/

México

Caracas / Foto Portada: AP.- México arrancó el viernes la campaña oficial para las elecciones más grandes de su historia que podrían, por primera vez, llevar a una mujer a la presidencia.

Lea también: Venezuela y México firman nuevo acuerdo de repatriación de venezolanos

A la candidata oficialista, Claudia Sheinbaum, que representa la promesa de continuidad del proyecto político de Andrés Manuel López Obrador, la esperaban miles de personas en una abarrotada plaza del Zócalo, en Ciudad de México, reseña AP. Mientras la opositora Xóchitl Gálvez, que defiende un “México sin miedo”, llevó su inicio de campaña a estados azotados por la violencia también ante miles de personas concentradas en un estadio.

Dentro de tres meses, los mexicanos irán a las urnas para elegir a quien gobernará el país por los siguientes seis años, pero los comicios del próximo 2 de junio también definirán los liderazgos en ocho gobernaturas, en la alcaldía de la capital, en 20.000 cargos federales y locales, así como 500 diputados y 128 senadores.

Las dos favoritas para llegar a la presidencia son Sheinbaum y Gálvez, según las encuestas. El tercer aspirante es el también opositor Jorge Álvarez Máynez, del Movimiento Ciudadano.

Recibida con aplausos y gritos, Sheinbaum se presentó antes sus seguidores en la tarde y arrancó su discurso afirmando que el país se encuentra ante una disyuntiva. “Solo hay dos caminos a tomar este 2 de junio: uno que siga la transformación; el otro, que regrese la corrupcion. ¿Que dice el Zócalo de la Ciudad de México?”, proclamó.

Advertisement

Hizo una enumeración de los 100 puntos que incluye su compromiso de gobierno, entre los que mencionó la reforma electoral promovida por López Obrador. La candidata oficialista también aseguró que se someterá a un proceso de revocación de mandato, como hizo el mandatario mexicano, y adelantó que promoverá una reforma constitucional para que a partir del 2030 no haya reelección en ningún cargo de elección popular.

Sheinbaum reiteró que mantendrá la “austeridad republicana” y que luchará contra la evasión fiscal y no permitirá que vuelvan a México los privilegios.

México cerró 2023 con alrededor de 30.000 asesinatos, consolidando la tendencia de unos últimos años con cifras similares, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. El gobierno sostiene que el promedio diario de asesinatos cayó a 81 el año pasado, por debajo de la media de 91 de 2022.

“El problema principal es la inseguridad y el gobierno actual no ha hecho nada. Uno va ahora con la zozobra de que te van a robar o te va a tocar una bala perdida”, opinó María Elena Ruiz, una mujer con ingresos por rentas inmobiliarias vestida con una camiseta rosa a favor de Gálvez.

Estaba en el estadio en el que miles de personas aguardaban el viernes la llegada de la candidata opositora, en Irapuato, en el estado de Guanajuato, para un mitin.

Advertisement

Malena Gómez, residente de esa ciudad y activista del grupo cívico Haciendo Ciudadanía, coincidió en mencionar su preocupación por “ la inseguridad, aquí en Guanajuato y en todo el país”. Dijo que Gálvez, que eligió los estados azotados por la violencia de Guanajuato y Zacatecas para sus actos de arranque de campaña, tiene “mucho valor” y “corre riesgo, sobre todo del Palacio Nacional, por la filtración de datos”.

“Este gobierno de Morena permitió que el crimen organizado se metiera en todo, y creció como espuma”, criticó la mujer en referencia al partido del presidente López Obrador, que lleva como candidata a la oficialista Sheinbaum, que fue alcalde de Ciudad de México por cinco años.

En la capital mexicana, también mientras esperaba la llegada de su candidata de preferencia, Gabriel Ruiz defendió la gestión del gobierno actual y apostó por la continuidad con Sheinbaum. “Me ha gustado la forma de este gobierno y de lo que busca erradicar la corrupción y que está con el pueblo. Con el pueblo todo, sin el pueblo nada”, recalcó el hombre de 54 años, acompañado de su esposa e hijo adolescente, que llevaba un cartel con la silueta de la aspirante oficialista y la leyenda “contigo todo el camino”.

Al ser preguntado por los problemas de inseguridad, dijo tener sus esperanzas en la propuesta de Sheinbaum para que el combate a las organizaciones criminales recaiga en las fuerzas armadas. “No hay un gobierno que sí lo haya erradicado o contenido, pero se tiene que trabajar; y esperemos que sí (continúe las políticas) por el bien del país”, apuntó.

Con dificultades para movilizase entre la multitud aglomerada en el Zócalo, la principal plaza capitalina, iba en su silla de ruedas Fernando García, un abogado de 45 años, que viajó en avión desde el estado norteño de Durango con algunos miembros de su asociación civil pro oficialista “Voluntad Ciudadana” para participar en el acto de inauguración de la campaña de Sheinbaum.

Advertisement

Dijo estar muy emocionado con el evento de la oficialista porque representa “la continuación del proyecto de Andrés Manuel” y aseguró que “ya no es una esperanza porque ya la esperanza ya se cristalizó”. El hombre cree que Sheinbaum va a recoger el legado de proyectos de López Obrador y “los va a mejorar todavía más, porque son nuevas ideas, porque es un nuevo liderazgo. Todos los cambios son buenos”.

Sheinbaum, quien según las encuestas aventaja a sus rivales en más de 20 puntos, adelantó en la víspera que en su mitin en el Zócalo presentará 100 propuestas para impulsar el “segundo piso de la transformación” y dar continuidad al proyecto de López Obrador, conocido como la “Cuarta Transformación”.

“Somos la inmensa mayoría quienes defendemos y anhelamos que siga la transformación, que no haya marcha atrás en los logros alcanzados”, aseguró la científica, de 61 años. Entre sus propuestas, mencionó la austeridad y la disciplina financiera, la honestidad, la soberanía energética y alimentaria, la restauración del medio ambiente, la consolidación de los proyectos estratégicos y el fortalecimiento de la seguridad y de la inversión privada local y extranjera.

En el lado opuesto, Xóchitl Gálvez ofrece acabar con políticas simbólicas del gobierno saliente. “Se acabaron los abrazos a los criminales. Se les aplicará la ley”, dijo en alusión a la frase de “abrazos, no balazos” que usa el mandatario para explicar su política de seguridad, orientada a atender las causas de violencia más que al ataque frontal a los agresores.

Bajo la consigna “México sin miedo”, la exsenadora Gálvez inició su campaña en la ciudad central de Fresnillo, en el estado de Zacatecas, donde la cruenta lucha territorial entre los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación ha dejado decenas muertos y una estela de terror entre los residentes.

Advertisement

Acompañada por varios cientos de personas que llevaban velas encendidas y gritaban “¡Xóchitl, presidenta!”, la ingeniera y empresaria, de 61 años, caminó en plena noche por algunas de las peligrosas calles de la ciudad, de unos 240.000 habitantes, y abrazó a una mujer que lloraba por un familiar desaparecido.

Gálvez prometió mano dura para enfrentar a los grupos criminales, se comprometió a dar prioridad a las víctimas de la violencia y a los familiares de los desaparecidos, a fortalecer la policía y a la “desmilitarización” del país, y a sacar a soldados y marinos de las actividades civiles en una clara oposición a las políticas de López Obrador.

La opositora incluyó a Estados Unidos en sus propuestas de seguridad y manifestó que estaba dispuesta a promover una agencia binacional de aduanas y a imponer mayores controles para frenar la importación de armas desde el país vecino.

Con ese evento, la candidata de la coalición Fuerza y Corazón por México — formada por los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y Revolución Democrática (PRD) — busca dejar claro que una de las banderas de su campaña será atacar la violencia, uno de los flancos más cuestionados del sexenio de López Obrador, afirmó Roy Campos, presidente de la empresa de sondeos de opinión pública Consulta-Mitofsky.

Preguntada por The Associated Press acerca de los desafíos de la campaña, Gálvez admitió que el reto está en que “tengo a dos candidatos: el candidato presidente y la candidata oficial”.

Advertisement

La opositora suele acusar a López Obrador, cuya popularidad ronda el 60%, de utilizar su posición y sus conferencias de prensa diarias para atacar a sus adversarios e impulsar Sheinbaum, algo que el mandatario ha rechazado. “Por respeto a su candidata, a la democracia y al pueblo, saque ya las manos de esta elección”, exigió Gálvez.

Pese a ir abajo en las encuestas, se muestra confiada y asegura que su mayor ventaja es que “no tengo que estar validando las políticas del presidente”. Pero su relación con los antiguos y cuestionados PAN, PRI y PRD podría pesar en su contra y restarle votos, reconoció Campos.

Sobre la posibilidad de que la próxima presidenta de México sea una mujer, algunos ciudadanos mostraron sus dudas en el primer día de campaña.

María Bermúdez, de 21 años, aguardaba en una plaza la apertura de una tienda de Irapuato y manifestó que no tiene claro que se puedan dar cambios en México con una mujer en la presidencia. Cree que alrededor del 30% de la población aún mantiene actitudes machistas. “Siempre va a ser así. Igual que el racismo, es algo muy difícil de cambiar”, agregó.

Una postura similar expresó Armando Fernández, un empleado gubernamental de 61 años: “Me parece que con la problemática de violencia que hay en Guanajuato, si ya con un hombre se salía de las manos, imagínese con una mujer”.

Advertisement

Pero Alejandro Zárate se mostró más optimista e indicó que México sí está preparado para ser gobernado por una mujer y dijo que confiaba en que la ganadora sea Sheinbaum. “Hay un abismo de diferencia. Claudia está muy preparada. La otra, Gálvez, es un payaso, un circo”, opinó.

Por su parte, el candidato Álvarez Máynez, dirigente del partido opositor minoritario Movimiento Ciudadano, eligió para el inicio de su campaña a Lagos de Moreno, uno de los 50 municipios con mayor incidencia delictiva del país y el más violento del estado noroccidental de Jalisco.

Frente a rivales que llevan meses en campaña, el político, de 38 años, entró a la carrera presidencial a principios de año tras el abandono en diciembre de Samuel García, gobernador de Nuevo León y dirigente de la formación, por una pugna con adversarios locales.

Aunque algunos señalan su poca experiencia política y sus escasas posibilidades de ganar, Álvarez Máynez dijo a la AP que confía en que dará una sorpresa y logrará “darle la vuelta al marcador”.

“Yo no he hecho un solo día de campaña y esta contienda va a cambiar de guion a partir de que salgamos el primero de marzo”, afirmó el exdiputado, que apuntó que su objetivo es llegar a los votantes jóvenes. “Represento lo nuevo y tengo una trayectoria intachable y de honestidad, y ellas representan el pasado”.

Advertisement




Tendencias