article-thumb
   

Mientras Hugo Chávez prometía acabar con la pobreza cobraba 25 millones de dólares en comisión

Elizabeth Fuentes | 17 septiembre, 2018

Caracas. Foto de portada: Diario Capital.- Fue en la Cumbre de Las Américas, año 2005,  cuando Claudio Uberti -llamado el  “embajador argentino paralelo” en Venezuela por su estrecha cercanía con Hugo Chávez-, se retrató feliz al lado del presidente de Venezuela mientras  lo felicitaba por su discurso.

“¿Por que no hacemos un acuerdo contra el hambre y la pobreza? , dijo Chávez en la Cumbre: “Me atrevo a decir que para la próxima década Venezuela  puede ofrecer la misma cantidad que John Kennedy ofreció hace 44 años a América Latina: unos 10 mil millones de dólares…yo también pediría que se discuta la deuda externa.. Ya la hemos pagado casi tres veces y seguimos con la misma deuda. ¡Nos están saqueando! y ahí están los pueblos de la tierra sufriendo  pobreza,  miseria, el hambre que sigue creciendo…. ¿Cuánto gastamos en armamento?  Vamos a bajar el gasto militar que llega a un billón de dólares al año…bajemos el  10% y acabemos con las guerras….reduzcamos las Fuerzas Armadas…”.

Le puede interesar: Así fue como Chávez y Kirchner se quedaron con 50 millones de dólares

Todo eso y más prometía Chávez  en esa la Cumbre, quizás porque se sentía algo más que  el mandatario de un país  millonario.  Porque solo al año siguiente,  Uberti  iniciaría los arreglos para que el gobierno de Venezuela suscribiera los bonos argentinos que, según su declaración ante la justicia, beneficiarían directamente los bolsillos de  Kirchner y  Chávez.

Claudio Uberti, ahora en el grupo de los “arrepentidos”, fue el mismo que en el año 2007 le llevó al presidente argentino Nestor Kirchner 4 millones de dólares en efectivo, según declaró ante la justicia un chofer involucrado en el caso. Ese dinero  formaba parte  de la jugosa comisión que, según  palabras de Uberti,  se habrían repartido  Nestor Kirchner y Hugo Chávez,  beneficiados directamente por el uso fraudulento que se hizo de la operación de compra de los bonos argentinos.


“Esos dólares eran vendidos en el mercado paralelo y con esa ganancia, se volvía a comprar dolares en el mercado oficial a precios muy inferiores…” , dijo. “Solamente en una suscripción de 500 millones hubo una ganancia de 100 millones. La mitad quedó en manos de los bancos e intermediarios y la otra mitad se la repartieron Kirchner y Chavez”.

Otro “arrepentido”, Luis Betnaza, directivo del Grupo Techint también  identificó a Uberti  como uno de los encargados de actuar como intermediario con el gobierno venezolano en el pago de comisiones  que le permitiera  solucionar un conflicto que el holding argentina tenía en Venezuela.

Comentarios

comentarios