Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Investigación

Migrantes venezolanos desempleados prefieren gastar ahorros antes que volver al país

Caracas / Foto Portada: BBC.- Venezolanos radicados en países de Latinoamérica están siendo afectados económicamente por los embates de la pandemia generada por la COVID-19. Muchos de ellos han quedado sin trabajo y han tenido que hacer uso de ahorros y limitar gastos para poder subsistir. Coinciden en que prefieren vivir así el tiempo que dure la contingencia, antes que regresar a Venezuela.

A través de un comunicado de prensa, Juan Francisco Espinosa, director general de Migración Colombia, informó que casi 12 000 venezolanos han retornado a Venezuela en medio de la pandemia. Fueron trasladados en más de 290 buses proporcionados por el Ministerio de Transporte y la Policía de Tránsito y Transporte colombianas.

“Los ciudadanos venezolanos que deseen retornar voluntariamente a su país lo podrán hacer con las condiciones que se han fijado para este procedimiento y aquellos que no las cumplan, verán suspendido su viaje hasta que lo hagan”, afirmó Espinosa.

Quienes regresen al país deberán cumplir cuarentena según la indicación de la administración de Nicolás Maduro, mientras que grupos de derechos humanos y dirigentes políticos de oposición han denunciado las precarias condiciones en las que se encuentran quienes retornan, ya que son llevados hasta albergues improvisados, sin agua, sin camas o comida.

Muchos de los que han regresado se encontraban en Colombia, Brasil y Perú de forma irregular y sin documentos, sobreviviendo con trabajos temporales o como vendedores ambulantes, lo que terminó cuando se implantaron cuarentenas para evitar la propagación del coronavirus.

Colombia: “Tuve que dejar de trabajar y cada día es más apretado cubrir gastos”

Andrea Barroso tiene tres años viviendo en Medellín, Colombia, con su esposo y su hija de cuatro años. Dos trabajos a tiempo completo les permitía mantener un nivel de vida, dicen, lo suficientemente cómodo.

Pero la cuarentena ha cambiado el esquema. Andrea ha tenido que dejar de trabajar para poder cuidar a su hija, ya que no tiene ningún familiar cercano en Colombia que le ayude a cuidarla. Se dedica tiempo completo a las labores domésticas, mientras su esposo trabaja como repartidor.

“Lo más difícil ha sido no poder trabajar, ya que mi esposo tiene que llevar los gastos de todo él solo. Se nos ha hecho cada vez más apretada y difícil la situación. Porque antes generábamos 2,5 millones de pesos al mes y ahora solo estamos generando  1,5 millones más o menos”, dijo en entrevista telefónica con El Cooperante.

Pero los gastos de servicios, alquiler y comida, consumen casi la totalidad del salario. Ahora viven con lo esencial.

“Por el hecho de estar en casa suben los servicios de luz y agua. También hemos visto que han subido los precios de la comida. Es muy difícil que una sola persona mantenga un hogar acá en Colombia, pero hacemos lo posible porque aquí tenemos las condiciones de vida necesarias y no pensamos por ahora regresar a Venezuela”, explicó.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Las autoridades sanitarias de Colombia han reportado 5 597 casos confirmados de COVID-19, 1210 recuperadas y 253 fallecidos. Andrea dice que las medidas de prevención que ha impuesto la administración de Iván Duque son adecuadas para evitar la propagación del letal virus.

“Son muchísimas las medidas. No se puede salir a la calle al menos que tengas pico y cédula para comprar solo comida o medicamentos, solo un integrante de la familia lo puede hacer, no pueden salir los niños ni adultos de la tercera edad. Todos debemos lavarnos las manos constantemente, usar tapabocas y guantes, tener una distancia de 2 metros entre personas en la calle. Solo pueden trabajar los que tengan un permiso especial de las alcaldías”, precisó.

Asimismo, indicó que a partir de este lunes, 27 de abril empezaron a trabajar varios sectores, pero solo los que cuenten con esos permisos y tomando sus medidas de prevención, ya que quien no acate esas normas serán sancionadas y tendrán que pagar una multa.

La mirandina lamentó que unos amigos de la familia fueran desalojados por no poder pagar alquiler en Medellín.

“Un amigo que vive con cuatro amigos más, pagando un arriendo de 800 000 pesos, quedaron todos sin trabajo debido a la pandemia. No han podido pagarlo y los corrieron del alquiler. Ahora se está quedando en casa de otro amigo y bueno, ha tenido que pedir prestado para poder sobrevivir”.

Foto: Reuters

Perú: “Hemos gastado el 30% de nuestros ahorros para poder sobrevivir a la pandemia”

Mariana Terán es otra venezolana que emigró a Perú en 2017. Al igual que Andrea, es madre y vive con su esposo en Lima. Hoy lamenta que la cuarentena impuesta por el gobierno de Martín Vizcarra los haya dejado a los dos sin trabajo y han tenido que vivir de sus ahorros las últimas semanas.

“Yo soy abogada, pero acá trabajaba como encargada de un spa. Ahora por las medidas contra el coronavirus, mi esposo y yo nos quedamos sin trabajo. Estamos cubriendo las necesidades con los ahorros que tenemos porque ninguno de los dos está generando ingresos. Ya hemos gastado el 30% de nuestros ahorros aproximadamente, que son 2 000 soles, es decir, unos 600 dólares. En alquiler solo pagamos 200 dólares”, precisó.

Como encargada del salón de belleza, Mariana generaba 350 dólares al mes, lo suficiente para pagar alquiler y cubrir otros gastos junto a su pareja, por lo que han decidido implementar una forma de atender a las clientas a domicilio y respetando las medidas impuestas para evitar la propagación del virus.

Afirma conocer a varios venezolanos que fueron desalojados por no poder cumplir con el pago del alquiler y agregó que muchos de ellos han tenido que dormir en albergues porque no tienen trabajo.

Al preguntarle si volvería a Venezuela, Mariana asegura que prefiere buscar la manera de «subsistir» en Lima, antes que tomar la decisión de un retorno a país del que salió huyendo por una grave crisis socioeconómica y política.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Carlos Scull, embajador en Perú designado por la administración de Juan Guaidó, denunció el pasado viernes, que más de 500 migrantes venezolanos han sido desalojados de sus espacios alquilados en Perú.

El Centro para el Desarrollo Económico realizó el 25 de marzo una encuesta a 363 venezolanos en Perú: El 33 % se ha quedado sin trabajo, 40 % están abastecidos parcialmente y no tienen dinero para comprar productos, y 37 % no tienen suficientes alimentos ni recursos para comprar.

Foto: EFE

Chile: “Sobrevivo gracias a que mi hermana y su esposo están por teletrabajo”

Sara Prato vive en Santiago de Chile desde hace más de un año y se quedó sin trabajo en medio de la pandemia generada por la COVID-19. Ahora ha tenido que vivir de los ingresos de su hermana y su cuñado, ya que no es momento para buscar otro empleo hasta que no se levante el confinamiento.

“No estoy trabajando desde que me botaron a comienzos de marzo. El tema del desempleo es muy fuerte, por ahora está complicado conseguir dónde trabajar por la cuarentena. Antes trabajaba como ejecutiva de convenios para una funeraria. Lamento mucho haberme quedado sin un sustento monetario, porque siempre he colaborado para cubrir las necesidades del hogar y ahora no tengo ningún ingreso”, expresó.

Explicó que solo queda esperar que pase la pandemia porque no ha pensado en volver a Venezuela. Entre su hermana y su pareja cubren todos los gastos por ahora; su cuñado es profesor y su hermana abogado y de lo que ganan, abarca casi un 50% para cubrir lo que necesitan.

El ingreso de la pareja supera el millón de pesos chilenos, y eso le alcanza, dice, para pagar alquiler, servicios y hacer mercado. Han podido mantenerse porque sus empleos le permiten trabajar a distancia.

Destacó que la cuarentena en Santiago es aplicada por sectores. Sin embargo, aseguró que cumplen las medidas reglamentarias para no contagiarse: lavarse las manos, usar tapabocas y guantes al salir, evitar reuniones de muchas personas y mantener los espacios limpios.

Las calles de Ciudad de Panamá aparecen prácticamente desiertas como las de muchos otros países en plena crisis sanitaria por el coronavirus. Foto: Reuters

Panamá: “He sobrevivido con ahorros pero me preocupan los próximos meses”

Ulises Malavé es un venezolano radicado en Panamá desde hace casi 4 años, es tatuador y ha podido subsistir y mantenerse con sus ahorros. Resaltó que la cuarentena mantienen a todo el país paralizado y que esto puede extenderse, por lo que le preocupa cómo hará para generar ingresos durante los próximos meses.

En conversación telefónica con El Cooperante, Ulises indicó que la policía vigila que se cumpla la cuarentena durante todo el día: solo pueden salir con salvoconductos.

“Yo vivo en la ciudad de Panamá. La cuarentena es absoluta. Al principio fue poco a poco, pero en teoría ahorita mismo solo se puede transitar 2 horas diarias por terminal de cédula o pasaporte. El mío termina en 6 por ejemplo y solo puedo salir de 5:30 p.m. a 7:30 p.m.  los martes y los jueves. El resto de los días de semana es para las mujeres, es decir los hombres salen martes y jueves y mujeres lunes miércoles y viernes. Durante el fin de semana hay cuarentena absoluta, nadie sale, además, hay ley seca para evitar que la gente salga a divertirse”, detalló.

Pese a la vigilancia de los cuerpos de seguridad y que los salvoconductos los emite el ministerio de salud para taxistas, personal de alimentación o del sector farmacéutico, el venezolano aseguró que hay personas que han adquirido salvoconductos de “manera ilícita” o “los usan con otros fines”.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Antes de la llegada de la COVID-19, Ulises trabajaba en un estudio de tatuajes y perforaciones que ahora está cerrado.

“No perdí mi empleo, pero el estudio está cerrado. Cuando se estabilice la situación puedo continuar con mi trabajo. De resto, sobrellevo la cuarentena con mis ahorros y he podido vender algunas pinturas (relacionadas con el tatuaje) que me han mantenido ocupado y obviamente me generan algunos ingresos”, apuntó.

Los ahorros y estos pocos ingresos le han servido para pagar el alquiler y todos los gastos.

“Pero por supuesto me preocupan los meses próximos, ya que la situación parece extenderse más de lo pensado inicialmente. Por eso, hace algunos días retomé algunos tatuajes en casa con clientes muy cercanos que pueden transitar con salvoconducto y esto también me ha ayudado”, añadió.

Una de las preocupaciones del joven de 27 años es su familia en Venezuela: debe ayudarla y por ahora se le ha hecho difícil. Muchos venezolanos viven gracias a las remesas enviadas por sus familiares en el exterior.

Pintura realizada por Ulises Malavé. Foto: @ ulises.tattooer en IG.

“Estar lejos de mi familia es lo más difícil. Pensar en cómo generar ingresos para mantenerme tanto acá como a mi madre y padre en Venezuela, cuando básicamente vives de lo que generas con las manos. Pero hasta ahora también han surgido cosas positivas, como poder vender algunas pinturas y que la gente se interesara en mi arte: es algo genial que no esperé y que me mantiene ocupado. Creo que es buen tiempo para reflexionar sobre lo que hacemos y encontrar nuevas alternativas económicas”, consideró.

Panamá tiene hasta este martes, 6021 casos confirmados de la COVID-19, 455 personas recuperadas y 167 fallecidos. Ulises dijo que conoce a alguien que se contagió con el virus y aseguró que se encuentra aislado y estable.

Artículos relacionados

Destacados

La funcionaria socialista resaltó que la curva de contagios ha disminuido en los últimos 30 días

Destacados

A juicio de Nicolás Maduro los venezolanos "disfrutaron" de la semana de flexibilización

Destacados

El laboratorio 'Tu Buen Doctor' se especializa en pruebas PCR y el test puede hacerse de manera segura desde el vehículo del paciente

Destacados

El Ejecutivo planea extender la medida hasta mayo de 2021